4th International HR Conference
workshop employer branding
Inicio Secciones Administración Pública Administración Pública Desperdicio de talento, rigidez, uniformidad, retribuciones, politización... los puntos negros del empleo público en España

Desperdicio de talento, rigidez, uniformidad, retribuciones, politización... los puntos negros del empleo público en España

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. El empleo público en España representa más de la mitad de los costes de producción del Gobierno Central, proporción sensiblemente superior a la de los países centrales de la Unión Europea.

Consecuentemente, el recurso al sector privado para la provisión de servicios públicos es considerablemente inferior al de estos países, un dato que hace pensar que el desarrollo de la colaboración público-privada podría permitir una mayor eficiencia en la utilización de los recursos públicos.

Así se pone de relieve en el informe ‘El empleo público en España: desafíos para un Estado Democrático más eficaz’, elaborado por un equipo de investigadores de Esade formado por Carlos Losada, Adrià Albareda, Manuel Férez y Francisco Longo, y que ha sido presentado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

El sector público español presenta un bajo índice de cualificación relativa de sus puestos de trabajo, que se evidencia cuando se comparan las categorías profesionales con las de los países de su entorno.

En la Administración General del Estado (AGE), cuyas funciones son básicamente reguladoras y planificadoras, los puestos para los que no se exige titulación superior rondan el 70 %. En cambio, las posiciones directivas ocupan a un número de personas claramente inferior al de la media de la UE.

Desperdicio de talento por sobrecualificación

Paradójicamente, España se caracteriza por tener uno de los porcentajes más elevados de empleados públicos con titulación universitaria. Este fenómeno de sobrecualificación implica, entre otros problemas, un serio desperdicio de talento.

Además, las Administraciones Públicas se encuentran con dos problemas: el envejecimiento y la temporalidad. En 2014, el número de empleados de más de 60 años superó al de los menores de 30, y en dos años el diferencial ha aumentado ya tres puntos porcentuales. Por su parte, el empleo público temporal presenta en España las cifras más altas entre los países de la UE, con la única excepción de Polonia.

Retribuciones por encima de la media

Las retribuciones de los empleados públicos españoles se encuentran, en relación con el PIB, ligeramente por encima de la media de la OCDE. Entre 1999 y 2008 crecieron sensiblemente por encima de las del sector privado y se mantienen, en promedio, 1,5 veces por encima de estas (INE, 2014).

Si se analiza por categorías, este diferencial es inversamente proporcional a la cualificación del trabajo: favorece a los segmentos de inferior cualificación pero se sitúa, en cambio, muy por debajo de las retribuciones del sector privado en las categorías técnicas de alta cualificación y en los puestos de carácter directivo.

Este desequilibrio de la estructura salarial se ha visto acentuado por la distribución de los recortes durante la crisis, que han penalizado más a las categorías profesionales superiores. Por otra parte, el bajo uso de la evaluación del desempeño impide, en general, vincular una parte de los salarios al rendimiento.

Uniformidad y rigidez

La uniformidad y la rigidez son dos patologías graves del sistema de gestión del empleo público español. El estatuto funcionarial, pensado para funciones que implican tareas de autoridad, no se adapta a la gestión de la mayor parte de las actividades de prestación de servicios que constituyen la parcela ampliamente mayoritaria del empleo público.

Desarrollar regulaciones diferenciadas y adaptadas a cada sector y atribuir a las organizaciones públicas y a sus gestores mayor autonomía para gestionar sus recursos humanos son dos recomendaciones en las que los expertos coinciden ampliamente.

Uno de los déficits más notables del sector público español es que no dispone, ni en la AGE, ni en las comunidades autónomas ni en el nivel local, de regulaciones de directivos públicos que garanticen la profesionalidad e idoneidad de los cargos de alta dirección.

La consecuencia más generalizada es la politización de estos cargos y la colonización de la gerencia pública por los partidos. Urge la creación, en los diferentes niveles de la Administración, de un régimen diferenciado de directivos públicos que, como en otros países de nuestro entorno, aleje la provisión de estos cargos del ciclo electoral, garantice su profesionalidad, vincule su gestión a los resultados y establezca mecanismos adecuados de rendición de cuentas.

RRHHpress.com

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy
 

Publicidad

Anuncio

Publicidad

Anuncio

Publicidad

Anuncio

Publicidad

Recibe nuestras noticias en tu e-mail

Añade noreply@rrhhpress.com a tu libreta de direcciones para evitar que nuestro newsletter sea considerado spam por tu servidor.


Encuesta

¿Han perdido prestigio los directores de Recursos Humanos durante la crisis?
 

Buscar en RRHHpress

Buscar en Google


RRHHpress.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando así la navegación por la web. La legislación europea nos obliga a pedir su consentimiento para usarlas. Por favor, acepte el uso de cookies y permita que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Al usar nuestra página web, acepta nuestra política de privacidad.