relaxRecursos Humanos RRHH Press – Un emprendedor norteamericano, Joe Reynolds, propietario de Red Frog, compañía de organización de eventos que hoy, tras cuatro años y 5.000 dólares de inversión (4.000 euros), factura 45 millones de dólares (35 millones de euros), ha propuesto, según una tribuna publicada en Inc., proporcionar vacaciones ilimitadas a sus trabajadores para mejorar la cultura de la empresa y su productividad.

Según Reynolds, los lugares de trabajo con jornada laboral normal, es decir, de 9 a 17 horas, han desaparecido casi totalmente, por lo que aconseja tirar por la ventana el concepto tradicional de vacaciones y dar a los trabajadores días libres ilimitados, o las empresas que no lo hagan serán consideradas muy pronto dinosaurios.

Con una cultura empresarial sin precedentes en la cual los empleados de Red Frog disfrutan yendo a trabajar, hasta el último trabajador de esta compañía está centrado en la misión de la empresa, según señala Reynolds. La norma en esta firma es producir cantidades ingentes de trabajo de calidad, por lo que la empresa recompensa a sus profesionales con días ilimitados de vacaciones. A cambio, estos trabajadores devuelven a Red Frog un desempeño excepcional.

Coger vacaciones en Red Frog es alentado por la compañía, y celebrado. Y no hay abusos en este sentido. La cosa es sencilla: Asegúrate de que tu trabajo es realizado y de que eres convenientemente reemplazado mientras estás de vacaciones, y nadie te hará preguntas.

Tal y como señala Reynolds, mediante la creación de una empresa sobre la base de la responsabilidad, el respeto mutuo y el trabajo en equipo, ha podido comprobar cómo su política de vacaciones ilimitadas ha arrojado “tremendos” resultados sobre el desarrollo personal de sus empleados y su productividad.

Para Reynolds, estas son las razones por las cuales esta política de días libres ha hecho a Red Frog más productiva:

  • Se trata a los empleados como los adultos que son. Si son incapaces de manejar la responsabilidad que supone tener días ilimitados de vacaciones, probablemente sean incapaces de asumir otras responsabilidades. En ese caso, no les contrates.
  • Se reducen los costes asociados a tener que controlar los días de vacaciones de los empleados. El seguimiento y registro de los días de vacaciones puede ser un trabajo complicado. Esta política elimina dolores de cabeza.
  • Se muestra aprecio por los empleados. Los empleados pueden necesitar de manera inesperada días libres, y algunos más días de vacaciones que otros. Dándoles lo que necesitan cuando lo necesitan es una muestra de aprecio hacia ellos, y ellos lo devolverán en forma de trabajo bien hecho.
  • Es una gran herramienta de reclutamiento. Cuando se combinan grandes resultados con una cultura positiva, la gente lo nota.
  • Se lidera desde el ejemplo. Joe Reynolds apunta que la semana pasada trabajó más de 100 horas, y que esta semana, mientras escribía esta columna para Inc., disfrutaba viendo a los surfistas en la playa y tomando una bebida hawaiana.

RRHHpress

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.