imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. Los ámbitos académico y de Recursos Humanos utilizan una expresión que define cómo se sienten los recién titulados una vez deben empezar a desarrollarse profesionalmente.

Hablamos de la 'Crisis del Egresado' que no es más que esa fase en la que se dan cuenta de que su principal hándicap para ser contratados es, precisamente, su falta de experiencia, cuando las compañías en la mayoría de los casos solicitan uno o dos años realizando tareas similares.

Sin embargo, esta 'Crisis del Egresado' es una etapa más del crecimiento profesional. Todo trabajador ha encontrado una empresa que le ha brindado esa ansiada primera oportunidad, que, sin duda, le ha permitido adquirir otras nuevas experiencias.

La Comunidad Laboral Trabajando.com-Universia ha ofrecido una serie de consejos dirigidos a que los recién titulados aumenten sus opciones de conseguir esa primera oportunidad profesional.

Prepara correctamente tu CV. Existe una cuestión que suele preocupar a toda persona que quiere acceder al mercado laboral por primera vez: ¿qué pongo en el campo de la experiencia si no he trabajado nunca? En lugar de dejar este campo del currículo en blanco, es recomendable resaltar aspectos como méritos académicos, trabajos de voluntariado, de verano o a tiempo parcial.

Con ello, los seleccionadores percibirán actitud positiva y proactividad hacia el trabajo. Además, es conveniente explicar qué logros, capacidades y habilidades se han desarrollado realizando esos trabajos que, en general, poco o nada tienen que ver con la formación del candidato.

Establece una estrategia y amplía tu red de contactos. Buscar empleo no se trata de enviar indiscriminadamente currículos a empresas o registrarse en cientos de miles de ofertas. Requiere de una estrategia pensada de antemano: ¿Dónde quiero estar? ¿Hacia dónde quiero dirigir mi carrera? Tener claro nuestros objetivos profesionales en esta fase de búsqueda es fundamental.

En este proceso, es también recomendable establecer nuestra propia red de contactos: asistir y participar en eventos, conferencias o seminarios del sector, contactar a través de canales sociales profesionales con otros trabajadores con perfiles similares a los que nos gustaría acceder y estar al día de lo que acontece en nuestro ámbito de conocimiento.

Trabaja tu marca personal. ¿Qué te diferencia del resto de candidatos con una formación similar a la tuya? Detectar nuestras debilidades y fortalezas profesionales es el primer paso para desarrollar nuestra marca personal, un concepto que nos ayudará a “vendernos” como trabajadores en entrevistas de trabajo.

En entornos digitales como los actuales, la marca personal va desde cómo presentamos nuestro currículo a cómo estamos en redes sociales. La idea clave es pensar en nosotros como un producto que quisiéramos vender.

Accede a prácticas y becas. Si hay algo que deben tener presente los jóvenes recién titulados es que la beca es, en la actualidad, una etapa (casi) obligatoria. Esta fase debe ser vista como la oportunidad para aplicar los conocimientos adquiridos, de desarrollar nuestras capacidades profesionales y de adquirir nuevas habilidades.

Buscar, por tanto, empresas con departamentos relacionados con nuestra formación será nuestra principal misión. Además de ampliar nuestra red de contactos, será útil para ir completando el campo de experiencia de nuestro currículo que nos abra las puertas de otros procesos de selección.

“A medida que la experiencia aumenta, es más necesario actualizar el currículo, eliminando al tiempo aquella información que no es necesaria. Si has ido a la universidad, ¿es necesario indicar que tenemos el título de ESO? Tener un CV claro, conciso y ajustado a las necesidades del puesto que solicitamos será vital si queremos incorporarnos al mercado laboral”, afirma Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España y HR-Consulting.

RRHHpress.com