imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. El 55 % de las constructoras españolas ya tiene desplegado un proyecto de Modelado de Información de Construcción o Building Information Modeling (BIM), pero, sin embargo, solo un 15 % de ellas lo haya implementado de forma general en todas sus obras.

Así lo pone de relieve el ‘Barómetro de Adopción de Building Information Modeling’, un estudio realizado por la consultora tecnológica, Ibermática, sobre una muestra de 131 encuestas realizadas a empresas del sector de la construcción de tamaño medio, ubicadas en territorio nacional con actividad en obra pública, privada y civil.

Según explican desde Ibermática, la hoja de ruta del Ministerio de Fomento establece que el BIM será obligatorio para toda licitación de obra pública en dos fases: diciembre de 2018 en edificaciones y julio de 2019 para infraestructuras.

Pese a este calendario de implantación, de las conclusiones del barómetro se deduce que “aún hay mucho por hacer”, tal y como apuntan desde la consultora.

¿En qué consiste el BIM?

El BIM es el proceso de generación y gestión de datos de una obra durante su ciclo de vida, utilizando software dinámico de modelado de edificios en tres dimensiones y en tiempo real para disminuir la pérdida de tiempo y recursos en el diseño y la construcción.

Esta nueva metodología abarca la geometría del edificio, las relaciones espaciales, la información geográfica, las cantidades y propiedades de sus componentes, inventarios y, lo más importante, un presupuesto para toda la duración del proyecto.

Además de ahorrar tiempo al crear y modificar los proyectos, el BIM facilita la interacción entre colaboradores o asociados mediante la compartición de contenidos específicos de cada especialidad en el mismo modelo BIM, y permite planificar todas las actividades de mantenimiento.

La información extraída de todas estas acciones se consolida en un único repositorio. Todas las partes suman, reutilizan la información, se aumenta la productividad y la eficiencia de los todos recursos empleados.

imagen de la noticiaSin embargo, es habitual que los modelos BIM estén separados de los sistemas de gestión (ERP) en la mayoría de las empresas de construcción, lo que genera una importante cantidad de trabajo extra. La información se mantiene en dos lugares, lo que aumenta el riesgo de errores y los costes asociados a fallos, exactamente lo que persigue prevenir el BIM.

Profundizando en los resultados del barómetro, al hecho de que el 85 % de las constructoras no ha desplegado aún en obra la metodología BIM, se une la circunstancia de que, para el 37 % de estas empresas, esta tecnología no es una prioridad, y consideran que no reciben presión alguna por parte del sector para utilizarla, por lo que sería importante que el Ministerio de Fomento priorizase su iniciativa ESBim, que integra a todos los agentes implicados (administraciones, ingenierías, constructoras, universidades, profesionales…) para promover el uso del BIM en el ámbito profesional y docente.

Estrategia, calendario de implantación y formación

En este sentido, la mayor parte de las empresas encuestadas por Ibermática cree conveniente el establecimiento de una estrategia nacional por parte del Gobierno para una adopción y estandarización de la metodología BIM en el país.

El 56 % opina que un plan de ayudas públicas, junto con un calendario realista de implantación, les ayudaría en la adopción del BIM. Además, un 24 % indica que hay escasez de profesionales, por lo que habría que realizar un mapa académico de formación en esta metodología.

imagen de la noticiaFrenos a la implantación

Aunque se espera que el BIM reporte muchos beneficios, existen factores que impiden una adopción muy generalizada. Se requiere un cambio no solo en la tecnología utilizada, sino también en el enfoque de los equipos de diseño y construcción, adaptando la organización y los procesos de negocio. Así, el 24 % de las empresas encuestadas considera que falta la implicación de todos los departamentos.

Por otra parte, el 20 % ve en el coste de las licencias una de las principales barreras para la entrada, un 18 % se encuentra con que sus empresas colaboradoras en proyectos u obras no lo usan, y un 12 % no tiene personal suficientemente capacitado.

Ventajas del BIM

Con el BIM, el 35 % de las entidades ha aumentado la calidad de sus proyectos y reducido los errores e incertidumbres, y el 20 % considera que mejora la gestión de los costes, lo que incrementa la eficiencia de la empresa.

Además el 21 % nota que hay mayor transparencia y fluidez de la información, no solo dentro de la empresa, sino entre arquitectos, proveedores y clientes. En lugar de dedicar tiempo a responder a las consultas de cada parte sobre lo que hacen los demás, esta información es compartida y accesible.

Por otro lado, Ibermática califica de 'sorprendente' que solo un 20 % de los encuestados indique que mejora la gestión con una reducción de gastos posteriores a la construcción. Según la consultora, el BIM ofrece información esencial para planificar todas las actividades de mantenimiento del activo, y permitiría gestionar un presupuesto para todo el ciclo de vida del edificio desde la entrega hasta el desmantelamiento y sustitución.

imagen de la noticiaTransformación digital

En el sector de la construcción es habitual que muchos de sus trabajadores sean móviles: personal en la obra, itinerantes, desplegados en varias oficinas… Para todos ellos, disponer de datos fácilmente accesibles puede ser un enorme beneficio.

La integración en la nube permite la accesibilidad total para garantizar que la información esté disponible en todos los dispositivos, lo que genera ahorro de tiempo y costes en todos los ámbitos.

Un 37 % de los encuestados encuentra que la principal ventaja de la integración del BIM y el ERP es la visión integrada de la obra.

El BIM diseña el proyecto de construcción en 3D, y el ERP determina el coste final, los plazos involucrados y el equipo o recursos empleados en la obra. Por último, un 23 % considera que les permite tomar decisiones en base a datos.

RRHHpress.com