imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. La tasa de empleo de los trabajadores menores de 25 años con formación superior ha alcanzado en España el 76,3 % en el último trimestre de 2017, su nivel más alto desde el año 2009.

Así lo pone de relieve una análisis realizado por la empresa de Recursos Humanos, Randstad, a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al cuarto trimestre de la última década.

Si se analiza la serie histórica, se observa que, tras alcanzar la tasa de ocupación más elevada de este colectivo en 2008 (82,4 %), este indicador del mercado laboral descendió cinco años de manera consecutiva, hasta registrar la menor tasa en 2013 (57,1 %). Desde entonces, esta tasa ha encadenado cuatro ejercicios de incremento consecutivos, hasta alcanzar en 2017 la segunda mejor cifra de la serie analizada (76,3%).

En términos absolutos, hay 281.400 profesionales menores de 25 años con estudios superiores trabajando, lo que supone un crecimiento del 19,7 % respecto al año pasado, cuando se registraron 235.000 ocupados de este colectivo. Solo en 2008 se superó esta cifra, cuando se encontraban trabajando 314.300 menores de 25 años con formación superior.

En términos generales, la tasa de empleo de profesionales menores de 25 años es del 62,5 %, la segunda cifra más elevada de la serie histórica, solo superada en 2008 (71 %), desde cuando se encadenaron cinco años de decrecimiento.

Al igual que sucede en el caso de los menores de 25 con formación superior, esta tasa registró su menor volumen en 2013, cuando bajó hasta el 45,1 %. A partir de este momento la tasa de ocupados creció durante cuatro ejercicios consecutivos, hasta el 62,5 % actual. En términos absolutos, 931.700 trabajadores menores de 25 años se encuentran trabajando actualmente, un 14,1 % más que la cifra registrada hace un año (816.500).

A mayor nivel educativo, mayor tasa de ocupación

El análisis de Randstad pone de relevancia que, a mayor nivel educativo, mayor es la tasa de empleo entre los trabajadores más jóvenes. En este sentido, destaca que, tras los menores de 25 años con formación superior, los profesionales que cuentan con estudios secundarios tienen la segunda tasa de ocupación más elevada. En concreto, el 59,3 % de los empleados de este colectivo se encuentran actualmente trabajando, lo que supone un total de 609.700 profesionales, un 11,5 % más que hace un año.

En el lado opuesto, se sitúan los empleados menores de 25 años con formación primaria. En este caso, la tasa de empleo es del 43,8%. En concreto, 40.600 jóvenes con estudios primarios tienen un trabajo, un 16,7 % más que la cifra registrada en 2016.

Servicios, el sector con más empleados menores de 25 años

Servicios es el sector que ocupa a más profesionales menores de 25 años. En concreto, más de 737.900 trabajadores de esta franja de edad pertenecen al mismo. Ello supone que el 79,2 % de los ocupados menores de 25 años desarrolla su actividad en el sector servicios.

En segundo lugar se sitúa industria, sector en el que trabajan 111.600 ocupados menores de 25 años (12 %). Le siguen los sectores de agricultura, con 47.500 trabajadores, y construcción, 34.700, que representan el 5,1 % y el 3,7 %, respectivamente.

El número de ocupados menores de 25 años ha crecido en los cuatro sectores en el último año, siendo construcción el sector que más aumenta en volumen de trabajadores jóvenes, con un incremento del 39,4 %. Le siguen industria (19,7%) y agricultura (17,6%). Servicios, por su parte, es el sector que menos aumenta respecto al año pasado, con un crecimiento del 12,1 %.

País Vasco y Aragón, regiones con las tasas más altas de jóvenes empleados

El análisis de Randstad pone de manifiesto que País Vasco es la comunidad que registra la mayor tasa de ocupación de menores de 25 años, ya que el 76 % de los jóvenes vascos se encuentra actualmente ocupado.

Le siguen, con tasas superiores al 70 %, Aragón (74 %), Navarra (71,4 %), La Rioja (71,3 %), Cataluña (71%) y Baleares (70,4%).

Por encima de la media nacional (62,5 %) también se encuentran Castilla y León (67,9%), Murcia (65,3%), Galicia (65%) y Madrid (64,1%).

Por el contrario, Cantabria y Comunidad Valenciana se sitúan por debajo de la media nacional, con el 61,5 % y el 60,3 %, respectivamente. Alejándose de la media nacional les siguen Canarias (56,2 %), Castilla-La Mancha (54 %), Asturias (53,4 %) y Andalucía (52,1 %).

Extremadura es la región que registra la menor tasa de ocupación de trabajadores menores de 25 años (49 %), 13,5 puntos porcentuales por debajo de la media nacional.

En términos absolutos, Cataluña (203.000), Andalucía (142.600) y Madrid (132.500) son las regiones que registran el mayor número de trabajadores menores de 25 años. En concreto, entre las tres suman 478.100 trabajadores de este colectivo, es decir, el 51,3 % de los empleados menores de 25 años pertenecen a una de estas tres comunidades.

Tras ellas, Comunidad Valenciana (104.800), Canarias (42.500), País Vasco (41.900) y Castilla-La Mancha (40.200) son las regiones que más empleados de este colectivo registran.

En el lado contrario, y con valores inferiores a 40.000, se sitúan Castilla y León (38.300), Galicia (37.700), Murcia (34.200), Baleares (28.800) y Aragón (28.200).

Extremadura (16.400), Navarra (15.200), Asturias (9.300), Cantabria (7.500) y La Rioja (6.200) son las comunidades que registran el menor número de ocupados menores de 25 años.

La tasa de empleo de los menores de 25 años con formación superior alcanza en España su nivel más alto desde 2009

RRHHpress.com