imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. Un 18 % de los trabajadores europeos aseguran soportar estrés diariamente, y un 30 % se sienten tan estresados que están pensando en buscar un nuevo trabajo.

Además, el 14 % de los empleados creen que su empresa no se interesa en absoluto por su salud mental, un 34 % dicen que su empresa tiene poco interés, casi la mitad, el 46 %, dice que su empresa se interesa, y tan solo el 6 % dice que su empresa tiene “un gran interés”.

Así se desprende del estudio 'The Workforce in Europe 2018', realizado para ADP, proveedor global de soluciones de Gestión del Capital Humano, por la agencia independiente de estudios de mercado, Opinion Matters, para ofrecer una visión profunda de cuestiones que son críticas para las empresas, como son el optimismo y la fidelidad, la preparación y la proyección profesional, los retos de la productividad, la tecnología y la automatización, el bienestar y la discriminación.

Por grupos demográficos, el estrés parece disminuir a medida que el trabajador se va haciendo mayor. Más de un tercio (37 %) del grupo de edad de 16 a 24 piensa en cambiar de cargo debido al estrés, en comparación con solo un 17 % del grupo de edad de más de 55.

Por sexos, las mujeres parecen sufrir estrés con mayor frecuencia. Casi una de cada cinco (19 %) dice sentirse estresada cada día, en comparación con el 16 % de sus colegas hombres.

"Los empleados que soportan un alto nivel de estrés están en peligro de sufrir el síndrome de desgaste profesional o, incluso, de enfrentarse a problemas de salud mental más graves que no solo afectarán su rendimiento, sino también a su trayectoria profesional y su vida personal durante un largo periodo de tiempo. Por tanto, ayudar a los empleados a gestionar el estrés y poner en marcha una red de protección antes de que se agraven los problemas va en beneficio de los empleadores", afirma Jordi Aspa, director general de ADP Iberia.

"Es necesario la creación de una cultura de gestión de apoyo y un entorno de trabajo saludable, a la par que se ofrecen programas de ayuda a los empleados y servicios de salud laboral a los que estos puedan dirigirse con confianza cuando se enfrentan a un problema", añade Aspa.

Las conclusiones del estudio también ponen de relieve el impacto de los recortes de personal y financiación en el sector sanitario, en el que el 40 % de sus profesionales se plantean dejar su trabajo debido al estrés, más que en ningún otro sector. Los trabajadores sanitarios se encuentran entre los más propensos a decir que su empleador no muestra interés por su salud mental, un sentimiento que comparte un 35 % de los encuestados, lo que tan solo puede agravar el problema.

RRHHpress.com