imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. Muchos empleados no son capaces de desconectar del trabajo durante las vacaciones, pese a estar demostrado científicamente que descansar durante este período es bueno para la salud mental, pues proporciona un estado de ánimo distinto y permite salir de la rutina, tal y como afirma Susan Krauss Whitbourne, profesora de gerontología en la Universidad de Massachusetts, en Boston (EEUU).

Desde Biwel, compañía que desarrolla programas de bienestar laboral, aseguran que el estrés que puede generar no desconectar en vacaciones se puede seguir repitiendo si las empresas y los trabajadores no contribuyen a la desconexión.

Según un estudio de 2016 publicado por la Universidad de Massachusetts Amherst, tener la habilidad de desconectar psicológicamente del trabajo durante unas vacaciones también ayuda a reducir los niveles de estrés.

"Los empleados deben irse de vacaciones libres de cargas laborales. Tanto los directivos como los trabajadores tienen que dejar de lado las responsabilidades para una desconexión completa y una vuelta al trabajo más saludable. No hacerlo puede ocasionar estrés y ansiedad, y repercutir en el rendimiento a la vuelta", afirma Estel Mallorquí, CEO de Biwel.

Las vacaciones tienen efectos positivos en la salud y el bienestar, pero estos desaparecen pocas semanas después de volver al trabajo, como evidencia una revisión sistemática publicada en 2009 que analizaba los beneficios de tomar vacaciones.

Consejos para desconectar del trabajo durante las vacaciones

Los responsables de Biwel han señalado varias pautas para lograr unas vacaciones y una vuelta al trabajo saludable:

1. Apagar el teléfono de trabajo y desactivar el correo. De esta manera se desconecta mucho más rápido y se está menos tentado de consultar correos a diario. Si es algo urgente, se puede pedir a un compañero que envíe un mensaje de texto para luego devolverle la llamada.

2. Silenciar los grupos de WhatsApp con compañeros de trabajo si están visibles en el móvil personal.

3. Limitar el acceso a las redes sociales y a la tecnología durante gran parte del día. Es el momento de descansar, de una desintoxicación tecnológica, de buscar nuevas ideas leyendo, hablando con la gente en lugar de a través de mensajes de móvil...

4. Practicar actividad física. No importa de qué deporte o actividad se trate. De acuerdo con el National Heart, Lung and Blood Institute, hacer ejercicio en vacaciones aporta beneficios como la reducción del estrés y del riesgo cardiovascular, además de la mejora de las relaciones personales y el humor.

5. Realizar networking, pero con familia y amigos, Se está de vacaciones con ellos y no hay que estar pegado al móvil, incluso aunque no se estén revisando temas laborales. De este modo uno se siente mejor y se vuelve con mayor empatía.

6. Olvidarse del reloj. En la medida de lo posible, no hay que ponerse horarios. Puede parecer una tontería, pero ya que uno se pasa todo el año corriendo, en vacaciones se debería cambiar el patrón de comportamiento. No va a pasar nada por llegar una hora más tarde si se está en un atasco.

RRHHpress.com