caixa girona laCaixaEP. La Caixa iniciará este mes el cierre de las 125 oficinas que calcula como excedente tras la absorción de Caixa Girona, en un proceso que la entidad financiera prevé completar dentro del primer trimestre del año.

Pese al cierre de sucursales, la mayoría en las comarcas de Girona por duplicidades entre los locales de las dos cajas, se mantendrá el número de empleados, aunque algunos deberán trasladar su puesto de trabajo de Girona a oficinas de la provincia de Barcelona.

Ello se debe a que Girona contará con exceso de personal porque se debe recolocar en la red a las 200 personas que trabajaban en los servicios centrales de la entidad gerundense, así como a los empleados de las sucursales que cierran.

El pasado mes de julio, las direcciones de ambas entidades y los sindicatos llegaron a un acuerdo en los aspectos laborales de la operación, por la que finalmente 930 empleados de Caixa Girona -antes de la fusión ya se prejubilaron 150- pasarán a formar parte de La Caixa en un proceso de equiparación salarial y de condiciones que durará dos años.

La Caixa culminó el 3 de noviembre la fusión por absorción de Caixa Girona después de la inscripción en el Registro Mercantil, un trámite que supuso el fin de la entidad gerundense como sociedad y la desaparición de su imagen, que fue sustituida por la de La Caixa.

La entidad presidida por Isidre Fainé culminó en seis días -entre el 29 de octubre y el 3 de noviembre-la adaptación de la imagen y marca corporativa en las 228 oficinas y la sede central de Caixa Girona.

A cierre de 2009, La Caixa contaba con 271.873 millones de euros en activos, que sumados a los de Caixa Girona (7.815 millones), alcanzarán los 280.000 millones de euros. Asimismo, el grupo catalán contará con aproximadamente 6.000 oficinas, de las que 5.326 proceden del Grupo La Caixa, y con más de 28.000 empleados, de los que 27.505 corresponden a la entidad absorbente.