redes socialesRRHH Press. Las empresas que quieran prosperar en un futuro inmediato tendrán que dejar que sus trabajadores se comuniquen directamente con sus clientes a través de las redes sociales, según Josh Bernoff, coautor de los libros ‘El mundo groundswell’ y ‘Empowered’, que ha intervenido días atrás en el ciclo "Entendiendo los cambios" organizado por Fundación Telefónica.

Según este experto, en España los creadores de la Red se han incrementado de un 8% de los usuarios en 2007 al 14% de la actualidad, y los twitteros y blogueros online alcanzan ya el 30% de los usuarios. Por el contrario, los internautas inactivos han descendido de un 56% en 2007 al 30% actual. Al mismo tiempo se está produciendo un gran grupo de usuarios de las TIC de entre 45 y 54 años de edad que está consumiendo cada vez más contenidos y que se acerca al de los jóvenes, que sigue siendo el sector mayoritario.

Los cambios que el fenómeno 2.0 ha generado en los principios de gestión empresarial y la relación con los clientes y proveedores tienden a la comunicación directa y online con los clientes, y constituye el punto clave que ha supuesto la revolución social media en la relación entre la empresa y el consumidor.

El método “POST” y el empoderamiento de los trabajadores de la empresa

Bernoff ha señalado que la participación en este nuevo mundo ‘groundswelles’ (tendencia a usar tecnologías web 2.0 para comunicarse) es la única manera de tener éxito en el ámbito empresarial, al contrario de otras actitudes más tradicionales que se aplican todavía en algunas empresas. Entre los pasos a seguir para participar en este mundo ha puntualizado cuatro, dentro de lo que llama el método “POST”: people (personas), objectives (objetivos), strategy (estrategia) y technology (tecnología).

web 2.0Según este método, para que una empresa tenga éxito con estas herramientas en los entornos 2.0, primero han de plantearse un objetivo y empezar a pensar en las personas y en sus comportamientos sociales; a continuación hay que pensar en una estrategia para planificar qué cambios hay que hacer en la forma de relacionarse con los clientes, y, por último, elegir una tecnología para aplicarla.

Es muy importante que los propios trabajadores de la empresa tengan acceso a las tecnologías sociales como Twitter para que puedan investigar y estén motivados para hacerlo mediante el empoderamiento, ya que se trata de ayudar a los clientes y así atraer a un grupo cada vez mayor. Por consiguiente, la alta dirección de las empresas debería considerar a estos trabajadores activos online como verdaderos héroes, ya que con su esfuerzo son los que experimentan, buscan nuevas ideas y se comprometen a cooperar y construir el entorno en red de la empresa.

Los verdaderos héroes de las empresas

A estos trabajadores Bernoff los denomina “HERO” (Highly Empowered and Resourcefully Oper), que son quienes siguen con interés las nuevas tecnologías, impulsados por sus ganas de innovar y con el apoyo de la dirección, tienen capacidad para proponer nuevas aplicaciones y mejorar la gestión de la empresa gracias al aprovechamiento de las herramientas 2.0. En esta línea, Bernoff apuesta por la innovación como una prioridad para las empresas actuales, una innovación que proviene de la promoción y el uso de las redes sociales en el desarrollo laboral. Así mismo considera imprescindible para llegar al éxito fomentar la experimentación tecnológica entre los empleados, crear sistemas de seguimiento para los proyectos comenzados y evaluar los casos de éxitos.

La tendencia en este campo en Europa pone en evidencia que existe un ligero retraso de aplicación y desarrollo de las nuevas tecnologías y el uso del mundo 2.0 en las empresas con respecto a los Estados Unidos; en concreto, en España la diferencia con respecto a EEUU es de un año.

La realidad social actual en el uso de las tecnologías muestra que los jóvenes son los más activos en las redes sociales, pero poco a poco los de 40 años se van adaptando al entorno 2.0 y las empresas consideran las nuevas tecnologías en sus planes de gestión. Además, los jóvenes, a pesar de tener menor poder adquisitivo, compran de forma más inteligente, porque recurren a las redes sociales para estar más informados, y serán los que influyan a los mayores en este tipo de decisiones.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.