imagen de la noticiaRRHH Press. Un total de 4.000 trabajadores del Grupo Santander, de entre 40 y 54 años de edad, participarán en un estudio para la detección precoz de aterosclerosis en las arterias, al objeto de prevenir enfermedades cardiovasculares, como el infarto de miocardio, o accidentes cerebrovasculares.

El estudio, desarrollado por el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), Banco Santander y la Fundación Marcelino Botín, está liderado por el cardiólogo Valentín Fuster, director general del CNIC y del Instituto de Cardiología del Hospital Mount Sinaí de Nueva York (Estados Unidos).

Con motivo de la puesta en marcha de la segunda fase de la investigación, se ha inaugurado esta semana en la Ciudad Financiera de Banco Santander (Boadilla del Monte, Madrid) las nuevas instalaciones para la realización de las primeras pruebas de imagen previstas en el estudio PESA (Progression of Early Subclinical Atherosclerosis) CNIC-Santander, que estarán operativas en breve.

Esta segunda fase da comienzo después de que el primer grupo de voluntarios haya finalizado una primera etapa de reconocimiento médico, exploración física y toma de medidas de peso, talla, perímetro de cintura, tensión arterial y electrocardiograma.

De forma paralela, se mantiene el ritmo de participación de empleados voluntarios hasta alcanzar la previsión de 4.000 participantes, a una media de ocho personas al día.

La investigación PESA CNIC-Santander servirá para mejorar la prevención de la enfermedad aterotrombótica y sus complicaciones más importantes (infarto de miocardio e infarto cerebral -ictus-), identificando los factores de riesgo y hábitos de vida que influyen en su progresión y detectándola antes de que aparezcan los síntomas.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.