Intermon OxfamEP. Intermon Oxfam presentará esta semana un expediente de regulación de empleo (ERE) que supondrá el despido de 90 trabajadores, el 18% de la plantilla, con el objetivo de no tener que reducir sus programas y proyectos de actuación y mantener "cueste lo que cueste su actividad en terreno", según ha informado Ariane Arpa, presidenta de la ONG.

Arpa ha explicado que, al igual que otras organizaciones, ellos también están siendo "víctimas" de la crisis, y asegura que "sus ingresos han descendido considerablemente desde 2007".

En concreto, señala que los ingresos han descendido hasta un 3% y las ventas de comercio justo hasta un 30%. Igualmente, denuncia que las administraciones públicas "han recortado sus subvenciones" y se consideran "bastante pesimistas en cuanto a la evolución de la ayuda oficial al desarrollo".

Por el contrario, la presidenta de la organización señala que "es interesante ver" como las donaciones de los ciudadanos han descendido relativamente poco y cómo únicamente "se traducen las consecuencias de la crisis" en la ausencia de altas durante estos años.

Los empleados lo "han entendido muy bien"

Respecto a los empleados de Intermon Oxfam, opina que "han entendido muy bien que lo que había que proteger era el trabajo con las personas mas necesitadas y no la estructura de la organización".

Ariane Arpa concluye que, además de "la dificultad de encontrar recursos", cada vez más países "sufren la crisis y necesitan de ayuda humanitaria". Por ello, recuerda que la crisis "está castigando a todos, incluyendo a las organizaciones que trabajan en acción social".