Imagen de la noticia

Redacción. Google se ha convertido en la primera empresa de su tamaño que consigue alcanzar el 100 % de energías renovables durante dos años consecutivos, según acaba de anunciar la compañía.

En 2017, Google consiguió alcanzar el objetivo de comprar suficiente energía renovable para igualar el 100 % del uso global anual de electricidad de la compañía, mientras que en 2018, el total de la energía adquirida por Google procedente de fuentes como la solar y la eólica ha igualado nuevamente su consumo anual de electricidad.

La multinacional de Internet ha explicado que su prioridad ha sido utilizar la menor cantidad de energía posible, haciendo un uso sostenible de sus oficinas e instalaciones, especialmente de sus centros de datos.

En el caso de los centros de datos, gracias a los avances en inteligencia artificial y diseño de chips, estas infraestructuras son hoy siete veces más eficientes, desde el punto de vista energético, que hace cinco años. En este sentido, el último Informe Medioambiental de Google pone de relieve que la informática que utiliza servicios cloud centralizados es hasta un 85 % más eficiente que la que utiliza servidores locales.

La estrategia energética de Google también pasa por cerrar contratos a largo plazo, denominados Acuerdos de Compra de Energía, (Power Purchase Agreement en inglés o PPAs) para la compra de electricidad de parques eólicos o solares construidos cerca de las instalaciones de la compañía.

Los PPAs tienen más impacto que otros métodos de compra, como pueden ser los créditos de energías renovables desagregados, ya que estimulan la construcción de nuevos proyectos de energía renovable.

Además de apostar por los PPAs, Google ha comenzado a asociarse con compañías de servicios públicos para diseñar programas que permiten a las empresas comprar energía renovable a través de sus proveedores de energía.

También se ha unido ha diferentes empresas, como en el caso de Países Bajos, para comprar energía como consorcio, un modelo que Google espera que sea útil para aquellas empresas que son más pequeñas y están interesadas en aliarse con otras para poder ahorrar así en los costes que conllevan los grandes acuerdos de energías renovables.

Por último, Google ha comenzado a utilizar machine learning para hacer que la producción eólica en el centro de Estados Unidos sea más predecible y valiosa, mejorando el modelo de negocio para poder así ampliarlo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.