imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press – España registró una reducción de 80.200 hogares entre el cuarto trimestre de 2012 y el primero de 2013, una tendencia que podría tener continuidad si se confirma la ralentización económica prevista para la segunda mitad de este año, según ha informado hoy la patronal de empresas de trabajo temporal Asempleo.

El perfil de los hogares destruidos refleja fielmente el deterioro del mercado laboral y las dificultades que presentan determinados colectivos de desempleados en la búsqueda de trabajo.

Son los hogares jóvenes -personas que se emanciparon en la etapa expansiva del ciclo y que ahora regresan al hogar paterno-, con bajo nivel de cualificación -analfabetos o trabajadores que han completado la educación primaria- y extranjeros –que optan por el retorno al país de origen o a otros en los que se ofrezcan más oportunidades laborales, que son precisamente los motivos por los que emigraron a nuestro país hace unos años- los que se reducen con mayor intensidad desde el inicio de la crisis.

El hecho de que la mayor parte de esta reducción se concentre en los cabezas de familia que trabajaron en el sector de la construcción y los servicios inmobiliarios ponen de manifiesto nuevamente, según Asempleo, la realidad económica que atraviesa el país y las modestas probabilidades de encontrar un puesto de trabajo en estas actividades.

Efecto desánimo

En muchos de los hogares españolas se ha transitado hacia la inactividad, bien por estar desanimados por la propia situación económica o porque ésta misma les ha situado en procesos de ajustes de plantillas mediante prejubilaciones de los trabajadores con edades más avanzadas.

Respecto al primer motivo, es más que preocupante, Según Asempleo, que más de un 6% de los hogares españoles cuyo cabeza de familia tiene entre 55 y 64 años haya abandonado el mercado de trabajo por estar desanimado. Lo mismo ocurre, aunque con menor porcentaje, en la población extranjera, siendo en este caso muy relevante los desanimados más jóvenes (25-34 años).

Si se atiende a la nacionalidad del cabeza de familia se observa que el número de hogares españoles en el conjunto del país ha permanecido prácticamente invariable en términos relativos (un +0,3% respecto del tercer trimestre de 2012 y hasta el segundo de 2013), no así en el caso de aquellos de nacionalidad extranjera, entre los que se ha producido un significativo descenso (3,7% si se compara con el volumen total existente en el tercer trimestre de 2012).

Los hogares extranjeros se han reducido con mayor intensidad en el norte peninsular, con País Vasco a la cabeza (-23,4% respecto del tercer trimestre de 2012), seguidas por Asturias (-14,8%) y Cantabria (-14,4%). La particular crisis que está sufriendo la industria en los últimos trimestres, con un mayor predominio en estas áreas geográficas, y que se refleja también a través del aumento del número de desempleados (en el País Vasco se ha multiplicado por dos desde finales de 2011), es una de las causas de este comportamiento. En el lado opuesto, comunidades como Extremadura (+15,2%) o Islas Baleares (+2%), incrementan su número de hogares de nacionalidad extranjera.

Asimismo, tanto Baleares como Aragón registran crecimientos del número de hogares, tanto en lo que respecta a los de nacionalidad española (1,0% y 1,6%, respectivamente), como a los extranjeros (2,0% y 1,8%, respectivamente).

RRHHpress

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.