nominaRecursos Humanos RRHH Press - La vuelta al trabajo tras las vacaciones de verano coincide con la puesta en marcha de la nueva tarjeta Ticket Transporte, una ayuda mensual que los empleados pueden solicitar a su empresa para subvencionar el gasto en transporte público para acudir a su puesto de trabajo y que ya es válida para su uso en toda la red de transporte público de España.

Se trata de un nuevo beneficio social elaborado a partir de las recomendaciones de la Agencia Tributaria y según el marco legal establecido por la Ley 6/2011, que permite a las empresas ofrecer ayudas para el transporte a sus empleados que, a la vez, conllevan ventajas fiscales tanto para la empresa como para el trabajador.

Según Iván de Pontevès, Director General de Edenred España, “Ticket Transporte nace como un beneficio social que, como Ticket Restaurant o Ticket Guardería, gozan de un tratamiento fiscal muy beneficioso, lo que permite a las empresas ayudar a sus empleados y optimizar al mismo tiempo la gestión de sus gastos de personal”.

Ello es especialmente interesante, según Edenred, si se tiene en cuenta que España tiene el salario mínimo interprofesional más bajo de Europa (641, 40 euros), junto con Grecia y Portugal, menos de la mitad que Francia, Bélgica, Holanda o Reino Unido.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) la ganancia media del trabajador en 2009 fue de 22.511 euros al año, pero el salario medio es de 18.817 euros, y el sueldo más frecuente es aún menor, situándose en 15.500 euros al año. Se trata de trabajadores mileuristas en su salario neto y con 2 pagas extras.

Ticket Transporte está exento de IRPF y no cotiza a la Seguridad Social, ni la empresa y ni el empleado, hasta 1.500 euros anuales. Gracias a ello los empleados que reciban la ayuda por parte de su empresa, no solo se benefician de esta ayuda sino que indirectamente ahorran en IRPF, al no tener que consignar la ayuda como base imponible.

Un paga extra adicional

Así, el ahorro medio para un empleado casi “mileurista”, con un salario bruto anual de 18.000 euros, que perciba una ayuda mensual en transporte de 90 euros, sería de 290 euros anuales en IRPF, además del importe de la ayuda, 1.000 euros anuales, lo que, en definitiva, equivaldría al mismo aumento de poder adquisitivo que cobrar una paga extra más a final de año.

Según Iván de Pontevès, “pagar parte del salario en beneficios sociales es una forma de incentivar y motivar a los empleados sin que ello suponga un coste inasumible para las empresas, algo a tener muy en cuenta con la actual recesión”.

Las empresas pueden ofrecer la ayuda directamente a sus empleados o bien incluir el Ticket Transporte, con formato de tarjeta prepago MasterCard, como retribución flexible, aumentando el valor del salario neto de sus empleados sin que esto comporte un gasto económico para la compañía. En definitiva, sin aumentar los costes salariales se incrementan el ingreso neto de los empleados.

La nueva ayuda fomentará el uso del transporte público

El 24% de los empleados que no usan actualmente el transporte público lo harían si su empresa les pagara este gasto. Este dato se desprende de una encuesta realizada para Edenred a empresas y empleados de toda España. Ayudas como Ticket Transporte pueden ser un incentivo para fomentar el uso del transporte público entre los empleados de las principales ciudades españolas con el consiguiente beneficio para el Medio Ambiente.

Actualmente el 48% de los trabajadores gasta entre 40 y 60 euros al mes en transporte público, y solo el 32% de las empresas encuestadas ofrece algún tipo de compensación frente al 74% de los trabajadores que demandan estas ayudas. Sin embargo, el 55% de las compañías ofrecería una ayuda como Ticket Transporte, que conlleva beneficios fiscales.

Según el mismo estudio, el 50% de los españoles invierte más de 30 minutos en llegar a su trabajo, y solo el 41% lo hace en transporte público. La mayoría de los empleados tienen una estación de autobús (87,80%), de metro (56,71%) o tren (40,24%) a menos de 500 metros de la oficina.

La encuesta revela que los madrileños usan más el coche para ir al trabajo (49%) que los barceloneses (38%). Por género, las mujeres utilizan bastante más el transporte público (57%) que los hombres (43%).

RRHHpress


Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.