imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. Los recién graduados en la Unión Europea cuentan, en promedio, con una tasa de empleo del 78,2%, según estadísticas que acaba de publicar Eurostat para el año 2016, puestas de relieve por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

Al comienzo de la crisis, en 2008, la tasa alcanzaba un 82 % y fue bajando hasta un mínimo del 75,4 % en 2013.

Los países que ofrecen la mayor tasa de empleo a los recién graduados, con un nivel educativo mínimo de enseñanza secundaria superior, son Malta, Alemania y Países Bajos, todos ellos con cifras que superan el 90 %.

Austria, Suecia y la República Checa se sitúan en el entorno del 87 %, mientras que el Reino Unido y Dinamarca registran tasas cercanas al 84 %. Lituania, Letonia, Bélgica y Polonia superan el 80 %. Eslovaquia e Irlanda, ambos por encima del 79 %, también logran superar el promedio.

La mayoría de países de la Unión Europea que no alcanzan la media europea todavía registran cifras claramente superiores al 70%, destacando Finlandia y Estonia con tasas por encima del 77 %.

En España, la integración de los recién graduados en el mercado de trabajo no es buena. La cifra española se sitúa en un 68% en 2016. La caída de la tasa española durante los últimos años ha sido muy acusada, pasando de un 82,1 % en 2008 a un mínimo del 59,9 % en 2013, para volver a subir gradualmente a continuación.

Por detrás de España sólo quedan Italia (52,9%) y Grecia (49,2%).

imagen de la noticia

RRHHpress.com

 

SPEC

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.