imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. Islandia y Nueva Zelanda son los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que ofrecen más oportunidades laborales a los trabajadores de entre 55 y 64 años.

Así se desprende del PwC Golden Age Index 2018, un índice elaborado por PwC a partir de indicadores como la tasa de empleo entre los trabajadores de estas edades, la comparación de su remuneración con la de los profesionales de entre 25 a 54 años o la el nivel de participación en programas de formación, entre otros.

Mientras que Islandia y Nueva Zelanda lideran el ranking, España se sitúa en la posición número 25º, en la parte media-baja de la tabla, justo por detrás de Irlanda, Holanda y Austria, y por delante de Francia, Italia, Polonia o Bélgica. Alemania destaca en el informe como uno de los países que más ha avanzado en este sentido -ha escalado del puesto 26º en 2003, al 14º-.

El estudio analiza el impacto que tendría en el PIB elevar la tasa de empleo de los trabajadores más mayores a los niveles de Nueva Zelanda. Si se analizan todas las economías de la OCDE en su conjunto, el PIB experimentaría, a largo plazo, un crecimiento adicional de 3,5 billones de dólares.

En el caso de España, este crecimiento añadido de la actividad sería de 194.000 millones de dólares, un 15,7 % más, en Estados Unidos de 815.000, un 4,4 % adicional, en Francia de 406.000, un 16,5 %, y en Alemania de 351.000 millones de dólares, un 10,1 %.

Entre 2015 y 2050, en número de personas con 55 años o más en los países de la OCDE aumentará un 50 %, hasta alcanzar los 538 millones de personas. Para compensar este incremento del gasto, uno de los escenarios pasa por incentivar a los trabajadores más mayores a permanecer más tiempo en el mercado laboral, lo que podría incrementar el PIB, alimentar el consumo y tener un efecto positivo en los ingresos fiscales, además de ayudar a este colectivo a mantenerse activo mental y físicamente.

Nuevas tecnologías y trabajadores mayores

El documento de PwC también incluye un análisis sobre el impacto de la automatización en los trabajadores de más de 55 años, y concluye que, a finales de la década de los veinte, podrían estar en riesgo en torno al 21 % de los empleos de este segmento de la población, como consecuencia de los avances en el ámbito de la robótica y de la inteligencia artificial.

El porcentaje de trabajos en riesgo, no obstante, varía entre el 8 % y el 30 %, en función de cada país. Así, alcanza un 27 % en EEUU o un 25 % en Francia, mientras que España, en mitad de la tabla, se sitúa ligeramente por encima del 20 %, y es solo de un 8 % en países como Corea.

Según el informe, este impacto se explica porque en los países de la OCDE, los trabajadores de mayor edad tienden a estar empleados para realizar las labores más administrativas, y se apunta que será mayor en sectores como el financiero, seguros, industrial y transportes.

RRHHpress.com

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.