imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. España ocupa el puesto 26 de 162 países en el Global Peace Index (GPI) de este año, publicado hoy, lo cual representa un mantenimiento en su posición en el ranking mundial.

Se estima que el impacto económico de contener y hacer frente a las consecuencias de los niveles de violencia de España costará a la economía nacional 32.600 millones de dólares en 2013. Esto equivale al 2,3% del PIB del país o 705 dólares por persona.

Globalmente, la actividad terrorista, el número de conflictos combatidos, el número de refugiados y las personas desplazadas fueron los principales contribuyentes al continuo deterioro en la paz global el año pasado. Esto confirma una tendencia bajista gradual pero significativa a lo largo de siete años, que rompe una tendencia de 60 años de incremento de la paz global que se remonta al final de la Segunda Guerra Mundial.

El impacto económico de contener y tratar las consecuencias de la violencia global el año pasado se estimó en 9,8 billones de dólares estadounidenses. Esto es equivalente al 11,3 % del PIB global, igual a dos veces el tamaño de los 54 países en la economía africana.

Steve Killelea, fundador y presidente ejecutivo de Institute for Economics and Peace (IEP), "muchos macrofactores han impulsado el deterioro en la paz en los últimos siete años, como las repercusiones económicas continuadas de la crisis financiera global, las reverberaciones de la Primavera Árabe, y la propagación continua del terrorismo. Dado que es probable que estos efectos continúen en el futuro cercano, un repunte fuerte en la paz es improbable".

"Esto resulta en costes muy reales para la economía mundial; aumentos en el impacto económico global de la violencia y su contención son equivalentes al 19 % del crecimiento económico global de 2012 a 2013. Para poner esto en perspectiva, son unos 1.350 dólares por persona. El peligro es que caemos en un ciclo negativo: el bajo crecimiento económico lleva a niveles superiores de violencia, cuya contención produce un menor crecimiento económico", señala Killelea.

"España mantiene su posición en el GPI ya que el deterioro en las puntuaciones de la inestabilidad política se vio compensado por una mejora en la Puntuación de la capacidad de armas pesadas", añade el presidente de IEP.

El IEP también ha desarrollado nuevas técnicas de modelado estadístico para identificar los 10 países más amenazados por niveles superiores de agitación y violencia en los dos próximos años. Estos modelos tienen una precisión histórica del 90 %. Los países con niveles superiores de riesgo incluyen Zambia, Haití, Argentina, Chad, Bosnia Herzegovina, Nepal, Burundi, Georgia, Liberia y el anfitrión de la Copa Mundial 2022, Qatar.

La nueva metodología analiza un conjunto de datos que se remontan a 1996, y compara países con el rendimiento de estados con características institucionales similares.

"Lo que es transformacional en este análisis es nuestra capacidad para comparar el actual nivel de paz del país con el potencial para que aumente o descienda en violencia en el futuro. El potencial de un país para la paz se determina por muchos factores positivos que incluyen instituciones sensatas, gobiernos que funcionan bien, bajos niveles de corrupción y un entorno pro-empresarial que llamamos Pilares de Paz. Estos modelos son revolucionarios para evaluar el riesgo del país, los factores de paz positivos tienden a alinearse en períodos más largos con los niveles reales de violencia, permitiendo una precisión real en la previsión", dice Killelea.

"Dada la situación global deteriorada, no podemos ser complacientes con los fundamentos institucionales para la paz: nuestra investigación muestra que es improbable que la paz florezca sin unas raíces profundas. Esto es una petición a los gobiernos, agencias de desarrollo, inversores y a la amplia comunidad internacional de que construir la paz es un requisito para el desarrollo económico y social".

En la actual evaluación de IEP, la República de Costa de Marfil registró la segunda mayor mejora en el PIB 2014 con reducciones en la probabilidad de demostraciones violentas y en el número de personas desplazadas, mientras que la mayor mejora se produjo en Georgia, y gradualmente vuelve a la normalidad tras su conflicto de 2011 con Rusia.

La región más pacífica del mundo sigue siendo Europa, mientras que la menos pacífica es el sur de Asia. Afganistán se ha desplazado al final del índice por Siria, debido a una ligera mejora en su paz mientras que Siria continuó el deterioro. El sur de Sudán experimentó la mayor caída en el índice este año, cayendo al puesto 160 y convirtiéndose en el tercer país menos pacífico. También se produjeron grandes deterioros en Egipto, Ucrania y República Centroafricana.

RRHHpress

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.