imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. La tasa de actividad emprendedora (TEA, por sus siglas en inglés) de Cataluña sigue consolidando su crecimiento en esta comunidad autónoma y se sitúa en el 8,03 %, 1,76 puntos por encima de la tasa española (6,19 %) y casi dos décimas superior a la europea (7,86 %).

Así se desprende del último Global Entrepeneurship Monitor (GEM) Cataluña 2017-2018, según el cual, el 8,03 % de la población adulta catalana (18 a 64 años) estaba involucrada en actividades emprendedoras en fase inicial (tanto proyectos nacientes como nuevos).

La TEA creció un 1,04 % respecto al año anterior y es resultado tanto del incremento de los emprendedores nacientes (0,92 %) como de los nuevos (0,13 %). A este dato positivo se suma la solidez de los proyectos emprendedores en Cataluña. Las iniciativas empresariales consolidadas (de más de 3 años y medio) representan el 9,1 % de la población adulta de Cataluña.

La motivación de emprendimiento por oportunidad -quien emprende lo hace porque tiene una idea y sabe cómo materializarla y conseguir beneficios- se sitúa en el 4,6 ,% lo que confirma el cambio de tendencia que se inició en el 2015. En este sentido, en el último ejercicio la motivación por oportunidad ha pasado del 3,4 % al 4,6 %.

Estos indicadores sitúan tanto a Cataluña como a la demarcación de Barcelona 1,6 puntos por encima de España y prácticamente alcanzan los niveles de los países basados en la innovación.

En cuanto al emprendimiento por necesidad -quien emprende lo hace porque no encuentra trabajo por cuenta ajena- ha crecido ligeramente respecto del año pasado y se situó en el 2 %.

El estudio asegura que la percepción de buenas oportunidades en el entorno continúa aumentando. Así, el porcentaje de personas que en Cataluña detecta buenas oportunidades de negocio es del 37 %, lo que supone un importante crecimiento de siete puntos porcentuales respecto al año anterior.

En la demarcación de Barcelona la percepción de oportunidades es aún superior (39 %). El diferencial de Cataluña con los países más avanzados se reduce y es de seis puntos porcentuales.

En cuanto a la calidad del emprendimiento, en 2017 se observa una clara tendencia a la mejora de los principales indicadores: dimensión esperada de las empresas recién creadas, grado de novedad de sus productos y servicios, intensidad exportadora, aumento del peso del sector transformador y contención de los servicios a los consumidores.

El emprendimiento potencial aumenta en 2017 en Cataluña, aunque todavía está lejos de los niveles de los países innovadores. Así, el porcentaje de la población que manifiesta su intención de crear una empresa propia en los próximos tres años está en el 6,7 %, medio punto porcentual más que el año anterior. En España la intención de emprender está a un nivel muy similar (6,8 %). En cambio, la proporción de emprendedores potenciales en la UE y en los países basados en la innovación está claramente por encima (12,9 % y 18,1 %, respectivamente).

RRHHpress.com

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.