igualdad_generoRRHHpress. Según el diario británico de información económica, Financial Times, algunas de las mujeres más poderosas de la Comisión Europea han advertido sobre la escasez de candidatas femeninas para los cargos más altos de este organismo con sede en Bruselas, en los días previos a la celebración de una reunión para designar al primer presidente permanente de la Unión Europea y al máximo representante de Asuntos Exteriores.

Neelie Kroes, comisaria de Competencia, Margot Wallström, vicepresidenta de la Comisión Europea, y Diana Wallis, vicepresidenta del Parlamento Europeo, han señalado, en una carta publicada en este diario británico, que "es hora de pasar de las palabras a los hechos, designando mujeres para los principales cargos de la Unión Europea ".

Tan sólo unos pocos candidatos propuestos para los puestos que serán designados esta semana, Presidente permanente y responsable de política exterior, eran mujeres.

Herman Van Rompuy, primer ministro belga, es el favorito para la presidencia, mientras que su colega holandés, Jan Peter Balkenende, y el ex primer ministro británico, Tony Blair, se mantienen con expectativas de lograrlo.

En el caso de los candidatos a máximo representante de Asuntos Exteriores, todos hombres, el favorito es Massimo D’Alema, ministro italiano de Exteriores, junto con el actual comisario de ampliación europeo, Olli Rehn, una vez retirada la candidatura del ministro británico de Exteriores, David Miliband.

Según la referida carta publicada en Financial Times, no hay prácticamente progreso en la elección de mujeres para los puestos más influyentes de Bruselas.

De hecho, sólo tres de los veinte países que han anunciado sus candidaturas para la siguiente Comisión Europea han incluido mujeres en las mismas, desoyendo las recomendaciones del reelegido presidente del organismo, José Manuel Barroso, de ayudarle a lograr una igualdad de género en esta institución europea.

Barroso, señala FT, ha ido, incluso, más lejos, insinuando que ofrecerá las mejores carteras de la Comisión a mujeres cualificadas, en un intento de influir en los siete países que permanecen indecisos para la próxima votación.

La carta de Kroes, Wallström y Wallis finaliza afirmando que “parece que la nueva Comisión Europea tendrá menos mujeres que la actual”.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.