red_socialRRHHpress. Las redes sociales se han convertido ya en uno de los medios de comunicación esenciales para los adolescentes. La influencia de estas nuevas aplicaciones es tal que muchos jóvenes consideran que disponer de acceso a las redes sociales en el lugar de trabajo es uno de los motivos fundamentales a la hora de valorar una oferta laboral. Esta es una de las principales conclusiones de un estudio llevado a cabo por Deloitte y la organización Junior Achievement en Estados Unidos, que profundiza en las implicaciones éticas de la popularidad de las redes sociales, y que analiza el comportamiento de más de 1.000 adolescentes de entre 12 y 17 años.

Redes sociales a diario

Cerca de nueve de cada diez adolescentes (88%) encuestados utiliza las redes sociales todos los días, con el 70% haciendo un uso mayor a una hora diaria. Por eso, ante el creciente uso de estas plataformas de comunicación, más de la mitad de los jóvenes de entre 12 y 17 años (58%) afirma ya que considera esencial la posibilidad de acceder a redes sociales desde el trabajo a la hora de tener en cuenta una oferta laboral.

Sin embargo, desde las organizaciones aún se ve con cierto escepticismo el uso de estas redes de contacto en horario laboral. Por eso, muchas compañías han comenzado a implantar políticas que limitan el acceso a redes sociales en el trabajo, debido a razones como el uso poco ético de las mismas, la pérdida de tiempo profesional que suponen, la capacidad que tienen a la hora de difundir rumores sobre el propio trabajo o los compañeros y las posibles filtraciones de información que pueden motivar, entre otros aspectos.

Comportamiento íntegro en el uso de las redes sociales

En relación a la formación ética que están recibiendo los adolescentes, la mayoría de los consultados (82%) considera que se sienten suficientemente preparados para tomar decisiones correctas que tengan algún tipo de implicación ética en el puesto de trabajo. Respecto al uso de las redes sociales, un 83% de los adolescentes encuestados afirma que no se comporta de forma poco ética mientras utiliza este tipo de herramienta. Sin embargo, a pesar de esta confianza en la integridad de su comportamiento, un significativo número de adolescentes afirma que no se muestra preocupado por las repercusiones que sus comentarios en las redes sociales puedan generar.

En concreto, el 40% no se muestra preocupado por las reacciones que puedan suscitar sus opiniones en el personal de selección de las universidades, el 38% no tiene en cuenta la reacción de los futuros empleadores y el 30% no tiene en cuenta la reacción de los padres. Por otra parte, el 16% admite que genera contenido polémico, difunde rumores o finge ser alguien diferente. En este sentido, el 54% de los que admiten tener este tipo de comportamiento afirma que al final acaba lamentándolo.

Herramienta social de ayuda

Según el estudio, muchos adolescentes están aprovechando las redes sociales para promover causas que ellos consideran importantes o para ayudar a otros. En concreto, más de la mitad (51%) de los adolescentes encuestados han usado redes sociales para ayudar a otros, y el 44% las ha usado para alentar o mostrar apoyo a terceros. Además, el 29% ha usado las redes sociales para crear conciencia sobre una causa.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.