smsEP. Las 18 trabajadoras de la fábrica portuguesa de calzado Pinhosil han sido despedidas a través de mensajes de texto enviados a sus teléfonos móviles, según informan los medios de comunicación lusos.

"La empresa va a cerrar. Desde el lunes recibirán la carta para el desempleo", indicaba el mensaje de texto sin firma y procedente de un número de telénono desconocido que fue recibido el pasado 26 de agosto por las trabajadoras, que aún no han podido contactar con los dueños de la fábrica.

Las empleadas permanecen desde primera hora de este lunes a las puertas de la fábrica de calzado tras recibir la recomendación sindical de acudir a su centro de trabajo hasta que les sea entregada efectivamente la carta de despido, puesto que, de no hacerlo así, los empresarios podrían argumentar que los trabajadores se ausentaron de su puesto de trabajo sin autorización.

Lina Ferreira, una de las 18 personas que recibieron el SMS, admite en declaraciones a la cadena de televisión TVI que "a pesar de no faltar trabajo", la empresa ya adeudaba a la plantilla el sueldo del mes de julio, así como las horas extraordinarias.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.