puigRRHH Press. Puig, compañía líder del sector de la perfumería y la cosmética en España, ha firmado un acuerdo con Alares Social mediante el cual facilitará a sus empleados un plan para la conciliación de la vida laboral y familiar.

La empresa catalana, que lleva desde 1914 siendo referente en el sector de la perfumería, la cosmética y la moda a nivel mundial, quiere posicionarse como entidad que apuesta por la calidad de vida de sus empleados y por la integración laboral de las personas con discapacidad.

Los más de 1700 trabajadores de Puig y sus familias podrán disfrutar de los beneficios de servicios como ayuda a domicilio, tratamientos especializados con fisioterapeutas, psicólogos, profesores particulares y telefarmacia, así como teleasistencia fija y móvil y consultas telefónicas ilimitadas a médicos, abogados, psicólogos y nutricionistas, entre otros especialistas.

Alares Social proporciona estos servicios a Puig con el objetivo de mejorar el clima laboral de la empresa aumentando la calidad de vida, bienestar y tranquilidad de sus empleados y cumpliendo con la LISMI (Ley de Integración Laboral de los Minusválidos).

Alares Social

Tal y como exige la LISMI, las empresas de más de 50 trabajadores deben reservar un 2% de la cuota de plantilla para personas con discapacidad, y para hacer realidad esta necesidad social las organizaciones han realizado verdaderos esfuerzos.

Aún así, existen empresas que tienen complicaciones para cumplir con estas obligaciones legales, por eso se ven en la necesidad de recurrir a los centros especiales de empleo.

Con el fin de que estas organizaciones puedan cumplir con la normativa, al mismo tiempo que dan la posibilidad a sus empleados de conciliar la vida familiar con la laboral, nace Alares Social, un centro especial de empleo que funciona también como consultoría de recursos humanos.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.