Imagen de la noticia

Redacción. El Corte Inglés logró evitar en 2018 el desperdicio de más de un millón de kilos de alimentos que, siendo seguros para su consumo, no llegaron a comercializarse.

La compañía ha gestionado su donación a varias entidades benéficas y comedores sociales, beneficiando a más de 7.000 personas.

El grupo de distribución apuesta desde hace tiempo por el aprovechamiento alimentario e incorpora un compromiso específico dentro de su plan de responsabilidad social empresarial, así como un plan de trabajo con unos objetivos para reducir el desperdicio alimentario.

En el marco de esta política El Corte Inglés dona alimentos que no se comercializan por estar cercanos a su fecha de consumo, tener envases deteriorados u otros motivos, entregándose exclusivamente aquellos alimentos con garantías de que son seguros para el consumo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.