Imagen de la noticia

Redacción. Un total de 326 alumnos de formación profesional de las Islas Baleares se han ofrecido voluntarios para ser contratados en los ámbitos sanitario y social, con el objetivo de contribuir a la carencia de personal que ha generado la pandemia del Covid-19 y colaborar con las personas que más lo necesiten hasta que la situación actual mejore.

Se trata de alumnos del ciclo formativo de grado mediano de Atención a personas en situación de dependencia, de la familia profesional de Servicios socioculturales y en la comunidad y de los ciclos formativos de grado medio de Emergencias sanitarias y de Curas auxiliares de enfermería, de la familia profesional de Sanidad.

Esta iniciativa, surgida fruto del diálogo social, fue expuesta por la Dirección General de Formación Profesional y Estudios Artísticos Superiores durante el transcurso de una reunión telemática que tuvo lugar la semana pasada con los centros educativos que imparten estudios de formación profesional, y en pocos días ya son más de 300 los alumnos de centros de educación de personas adultas (CEPA), centros integrados de formación profesional (CIFP) e institutos de estudios de secundaria (IES), tanto públicos como concertados, que se han adherido.

Los alumnos principalmente cubrirán las bajas de personal que se produzcan en los centros hospitalarios y centros o residencias de gente mayor, además de apoyar puntualmente a los servicios que haga falta, siempre bajo la supervisión de un profesional del ámbito sociosanitario.

Diecisiete centros educativos públicos y concertados de las Islas Baleares imparten en la actualidad los ciclos formativos de grado medio de Atención a personas en situación de dependencia, de Emergencias sanitarias y de Curas auxiliares de enfermería.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.