imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) ha denunciado hoy que la incertidumbre sobre la convocatoria de Formación Profesional para el Empleo ha supuesto en julio la baja en la Seguridad Social de más de 4.000 autónomos, así como de otros 875 en servicios profesionales y actividades científicas.

Así lo pone de manifiesto la organización tras realizar un análisis de los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), según la cual, a pesar de las mejores perspectivas del turismo, no ha sido un buen mes en la evolución del número de trabajadores autónomos, con una disminución de más de 4.300 ocupados, todo ello a pesar del incremento, ya previsto, en el número de trabajadores autónomos del sector hostelería, que ha supuesto 2.329 nuevas altas.

Según UPTA, ello se debe, principalmente, a la caída de tres sectores muy relacionados: la educación, que registra un descenso record en un mes, con 4.091 autónomos menos, el de los sectores de servicios profesionales y actividades científicas, con una disminución de 875 trabajadores, y la sanidad y los servicios sociales, que baja en 516 profesionales.

Para UPTA, estas caídas están relacionadas con los recortes presupuestarios en estas materias, tanto en el ámbito de la Administración Central como en el de las comunidades autónomas, así como con el retraso de diversas convocatorias públicas debido a la interinidad del Gobierno.

En el ámbito de la educación, los recortes se concentran en materias como idiomas o educación física, en las que trabajan la mayoría de los autónomos que lo hacen habitualmente en la enseñanza pública.

Además, Los recortes conocidos en las subvenciones en I+D justifican las pocas expectativas que los trabajadores por cuenta propia de este sector tienen en encontrar ámbitos de trabajo en los próximos meses.

Eduardo Abad Sabaris, Secretario General de UPTA, afirma que “la inexistencia de un Gobierno estable ha reducido estas expectativas en sectores especialmente sensibles a la inversión pública”.

Pero, quizá, el principal factor en la caída del número de docentes autónomos es, según UPTA, la incertidumbre sobre la convocatoria de Formación Profesional para el Empleo, retrasada desde hace meses y sin acuerdo todavía con los agentes sociales.

Abad Sabaris concluye que “este retraso y sus consecuencias demuestran lo ya afirmado con antelación por UPTA, que el cambio del modelo de formación y sus convocatorias no iban a ayudar al desarrollo del sistema, sino más bien a su paralización, como ya ha quedado demostrado”.

RRHHpress.com

 

SPEC

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.