Imagen de la noticia

Redacción. España se enfrenta a un importante problema demográfico debido a la escasez de población y a sus repercusiones futuras en el ámbito económico y social.

Así lo pone de relieve el informe Consenso Económico elaborado por PwC correspondiente al primer trimestre de 2019, según el cual ni los ciudadanos ni las empresas ni los políticos tienen conciencia de la gravedad de la situación.

En concreto, de los más de 400 expertos, directivos y empresarios españoles que han participado con su opinión en la elaboración del informe, el 77,7 % cree que la sociedad española -ciudadanos, empresas y fuerzas sociales- no ha entendido la seriedad del reto demográfico al que se enfrenta España, y un 82 % asegura que el país no cuenta con los representantes políticos adecuados para hacer frente al problema.

Imposibilidad de incrementar la población activa

Un escenario de falta de nacimientos que, según el 45,3 % de los encuestados, se traducirá en las próximas décadas, entre otras consecuencias, en la imposibilidad de aumentar la población activa y, por tanto, de generar ingresos que compensen los gastos de los más veteranos.

El 70 % de los encuestados considera que, para evitar un posible colapso demográfico en España, se debe poner en marcha un mix de medidas políticas que fomenten la inmigración ordenada -61,6 %-, la natalidad -54,1 %- y la actividad laboral de los mayores -39,1 %-.

De hecho, el 44 % cree que las migraciones deberían ser la vía de ajuste natural de los diferenciales demográficos en las diferentes regiones y países del mundo. Sin embargo, los encuestados coinciden en señalar que ni la sociedad española -56,6 %- ni la europea -64,1 %- están preparadas para que este tipo de mecanismos actúen sin trabas.

Mercado laboral y digitalización

En el ámbito del mercado de trabajo, a la anunciada escasez de trabajadores como consecuencia del parón demográfico y el envejecimiento de la población en España, se une la revolución digital, que, para el 46,6 % de los entrevistados, está dejando obsoleto el modelo laboral vigente.

Falta de empleados cualificados

Los directivos, expertos y empresarios encuestados por PwC consideran mayoritariamente -66,3 %- que el problema al que nos enfrentaremos en el futuro no será solo la escasez de trabajadores, sino la falta de empleados cualificados para la economía digital. De hecho, un 44,5 % estima que España seguirá teniendo desempleo estructural.

Respecto al debate sobre los efectos de la robotización y la digitalización, los panelistas no tienen una visión pesimista. El 66,9 % asegura que, aunque desaparecerán muchos empleos y tareas convencionales, se crearán otros muchos trabajos más avanzados y de mayor valor.

Cuando se les pregunta a los expertos y directivos sobre si debe mantenerse un sistema como el actual, de adquisición de derechos (prestaciones) sociales basados en el trabajo, o si habría que pasar en un futuro a otro centrado en la mera ciudadanía, la respuesta es bastante consistente: el modelo de derechos fundamentados en el trabajo es más productivo -según el 62,4 %- y otorga mejores prestaciones -según el 47,8 %- que uno de ciudadanía.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.