Imagen de la noticia

Redacción. El Instituto Aragonés de Empleo (INAEM) ha convocado subvenciones por 2,8 millones de euros para favorecer la estabilidad laboral de los trabajadores contratados en centros especiales de empleo y que, debido al tipo o al elevado grado de discapacidad que padecen, presentan especiales dificultades de inserción.

Los centros especiales de empleo, donde al menos el 70 % de la plantilla son trabajadores con discapacidad, se conciben como una figura de empleo protegido cuyo objetivo principal es asegurar un trabajo remunerado a personas con discapacidad. En Aragón, cuentan con más de 2.500 trabajadores con discapacidad.

Los destinatarios finales de estas ayudas serán las personas con parálisis cerebral, enfermedad mental o con discapacidad intelectual con un grado reconocido igual o superior al 33 %. También se consideran trabajadores con especiales dificultades para su inserción laboral aquellos que tienen una discapacidad física o sensorial con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 65 %.

La cuantía destinada a estas ayudas se ha incrementado este ejercicio en 800.000 euros, desde los 2 millones del pasado año, hasta los 2,8 millones de euros.

En 2.108 se beneficiaron de ellas 1.527 personas. La ayuda podrá ser de hasta el 25 % del salario mínimo interprofesional por cada uno de esos trabajadores.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.