Imagen de la noticia

Redacción. La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha alertado hoy de las consecuencias de los bajos precios que perciben los productores españoles de leche de vaca, precios que la organización agraria ha calificado de “insostenibles”.

Los ganaderos españoles reciben 33 céntimos de euro por litro de leche, según datos del Milk Market Observatory puestos de relieve por UPA, lo que supone un 5,7 % menos que la media europea y hasta un 11 % por debajo de lo que se paga en Francia.

Estas condiciones económicas han provocado, según UPA, que, a falta del dato de diciembre, un total de 680 ganaderías en España hayan renunciado a la producción láctea en 2019, lo que supone el abandono de dos ganaderos al día. “En el año entero, más de 700 granjas habrán cerrado”, advierten desde la organización, ahondando el problema del despoblamiento de la España vaciada.

En los próximos meses se renegociarán los contratos entre ganaderos e industrias, “un momento en el que los industriales deben reflexionar y ofrecer mejores condiciones a sus proveedores”, ha señalado el secretario de Ganadería de UPA, Román Santalla.

La tímida subida en los meses de noviembre y diciembre es insuficiente, a juicio de UPA, y se debe básicamente a la mejora de la materia grasa y de la proteína que impulsan algunas industrias y, en especial, las industrias queseras, así como a la irrupción en el mercado español, especialmente en el gallego, de la nueva industria láctea Inleit, que está demandando leche para su nueva planta y que está ofreciendo contratos un poco por encima de la media que pagan las industrias tradicionales.

Costes al alza, rentabilidad a la baja

La crisis de rentabilidad que sufren los ganaderos se recrudece mes tras mes. El incremento de los costes de producción actuales y los que se prevén en subida de costes de la alimentación, así como las fuertes inversiones que tienen que acometer los ganaderos en medio ambiente, reducción de emisiones y gestión en materia de cambio climático, suponen la “tormenta perfecta” para los ganaderos.

El responsable de Ganadería de UPA ha explicado a industria y distribución y a las administraciones públicas que los ganaderos “no pueden hacer más con menos”, y que urge un “cambio radical” de actitud.

UPA ha pedido a las industrias que abran una negociación efectiva con los ganaderos y con las organizaciones de productores en la que los nuevos contratos tengan en cuenta todos los factores de incremento de los costes.

La organización, que también se ha dirigido a la gran distribución, ha planteado la necesidad de que la cadena de valor de la leche y de los productos lácteos refleje la realidad del incremento de costes y sustente su futuro sobre la base de unos precios rentables para los ganaderos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.