Imagen de la noticia

Redacción. Los trabajadores de pequeñas empresas en España, aquellas de menos de 50 empleados, son pesimistas a la hora de conservar su empleo o conseguir uno nuevo, en un escenario marcado por los contagios de covid-19, las restricciones de movilidad y las medidas de distanciamiento social a causa del coronavirus.

Así lo pone de relieve la última oleada del Índice de Confianza del Trabajador elaborado por LinkedIn, según el cual, la confianza en materia laboral de los profesionales de las pequeñas compañías en nuestro país se situó en septiembre en 31 puntos en una escala de -100 a +100.

Por su parte, los trabajadores de grandes empresas, aquellas que superan los 10.000 empleados, son más optimistas, alcanzando los 41 puntos en la misma escala.

Modelo de trabajo

En esta nueva edición del índice, LinkedIn desvela las preocupaciones de los trabajadores españoles sobre el modelo de trabajo establecido por su compañía y su situación financiera actual, destacando que cuatro de cada diez empleados que no trabajan en remoto están preocupados por la exposición a otras personas que no se toman en serio las medidas sanitarias de precaución. Además, otro 36 % de los encuestados manifiesta preocupación por las políticas de apoyo al empleador.

Entre los empleados que continúan trabajando desde casa, lo que más les preocupa son las largas jornadas (38 %) y el aislamiento social al que están sometidos (36 %). Mientras, la adaptación a la vida laboral en el hogar, en materia de herramientas o soluciones tecnológicas, han disminuido en este último mes (21 %).

En cuanto a la modalidad de trabajo, la brecha entre pequeñas y grandes empresas se acentúa. Actualmente, el 29 % de quienes trabajan en organizaciones de menos de 50 empleados realizaron la totalidad de su jornada laboral en la oficina, mientras el 52 % de los trabajadores de grandes compañías trabajaron totalmente en remoto.

Así pues, los empleados de grandes empresas consideran la modalidad híbrida como una realidad profesional en la era pospandemia, mientras que los empleados de pequeñas empresas se muestran más reticentes ante esta expectativa.

Finanzas

El Índice de Confianza del Trabajador de LinkedIn también analiza la situación financiera de los españoles y cómo evoluciona a lo largo de las semanas la confianza en la recuperación.

A este respecto, la última oleada refleja cómo los baby boomers, nacidos entre 1949 y 1968, presentan mayor probabilidad de haber perdido dinero, tanto en ingresos como en inversiones empresariales, desde el inicio de la pandemia.

Por su parte, las siguientes generaciones, la Generación X, nacidos entre 1969 y 1979, y los millennials, nacidos entre 1980 y 1994, han aumentado sus gastos en alimentos y suministros un 39 % y un 41 % respectivamente.

En este sentido, la pérdida de dinero en sus cuentas de ahorro para la jubilación preocupa al 32 % de los baby boomers, mientras que solo el 8 % de la Generación X y millennials están inquietos por este asunto.

La dificultad para el pago de la hipoteca o el alquiler parece que no es motivo de preocupación para ninguno.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.