Imagen de la noticia

Redacción. La Conferencia Internacional del Trabajo (CIT), la 108ª que organiza la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que este año celebra su centenario, ha adoptado hoy un nuevo convenio y una recomendación complementaria para hacer frente a la violencia y el acoso en el lugar de trabajo.

En el convenio se reconoce que la violencia y el acoso en el mundo del trabajo "pueden constituir un incumplimiento o una inobservancia de los derechos humanos... y poner en riesgo la igualdad de oportunidades, y que son inaceptables para lograr un trabajo decente, e incompatibles con este".

La "violencia y el acoso" se definen como comportamientos, acciones o amenazas "que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico". Por otro lado, se recuerda a los Estados Miembros de la OIT que tienen la responsabilidad de promover un "entorno general de tolerancia cero".

El objetivo de la nueva norma internacional del trabajo es proteger a trabajadores y empleados, con independencia de su situación contractual, incluidas las personas que realicen actividades de capacitación, pasantías y formación profesional, los trabajadores cuyo contrato se haya rescindido, las personas que realicen labores de voluntariado o busquen trabajo, y los solicitantes de empleo. En virtud de la norma se reconoce que "individuos que ejercen la autoridad, las funciones o las responsabilidades de un empleador" también pueden ser objeto de casos de violencia y acoso.

La norma abarca la violencia y el acoso en el ámbito laboral, incluyendo los lugares en los que se remunere a un trabajador, realice recesos en el trabajo para descansar o comer o use instalaciones sanitarias, de lavado o de cambio de indumentaria, viajes, desplazamientos, programas de formación, eventos o actividades sociales de índole profesional, comunicaciones relacionadas con el trabajo (en particular mediante tecnologías de la información y la comunicación), lugares de alojamiento proporcionados por el empleador y los desplazamientos desde y hasta el lugar de trabajo. La norma reconoce, así mismo, que en los casos de violencia y acoso pueden participar terceros.

El convenio entrará en vigor doce meses después de que dos Estados miembros de la OIT lo hayan ratificado. Por su parte, la recomendación, que no es jurídicamente vinculante, proporciona directrices sobre el modo de aplicar el convenio.

Este es el primer convenio que aprueba la Conferencia Internacional del Trabajo desde 2011, año en que se adoptó el convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, 2011 (núm. 189) . Los convenios son instrumentos internacionales jurídicamente vinculantes, al tiempo que las recomendaciones proporcionan asesoramiento y orientación.

La 108ª Conferencia ha contado con la participación de más de 5.700 delegados, en representación de gobiernos, trabajadores y empleadores de los 187 Estados Miembros de la OIT.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.