Ismael El-Qudsi, CEO de Internet República

Raquel Lombas. Ismael El-Qudsi, fundador y CEO de Internet República, agencia de marketing online, SEO y contenidos, afirma con rotundidad que “la marca de empleador la construyen los empleados”, razón por la cual este emprendedor decidió traspasar los límites del marketing y de la comunicación para instalarse también en la gestión de personas.

Además, los propios clientes de El-Qudsi le sugirieron adaptar su plataforma de publicidad a través de influencers al entorno de los empleados de la empresa. Ese es el origen, en agosto de 2017, de SocialReacher, una innovadora herramienta para la gestión del Employee Advocacy.

“La suma de seguidores de nuestros empleados suele ser diez veces mayor a las de los seguidores de nuestra empresa en redes sociales”

¿En qué consiste el Employee Advocacy?

Es el conjunto de técnicas orientadas a que los empleados se conviertan en los embajadores de la marca y que sean los auténticos responsables de activarla.

A través de Advocacy los colaboradores muestran, además, su sentido de pertenencia a la empresa y la comparten con su red de contactos, algo que, bien gestionado, puede tener un potencial tremendo.

Si sumamos los seguidores en redes sociales de todos nuestros empleados nos encontraremos, más o menos, con una cifra diez veces superior a los seguidores directos de nuestra marca.

Es un fenómeno relativamente nuevo en España...

En España sí, pero en otros países ya tiene mucho recorrido. El Employee Advocacy surge en Silicon Valley en los 80, en plena guerra por el talento, mucho antes de que las redes sociales existieran.

Para atraer sangre nueva era esencial que los empleados se sintieran orgullosos de la empresa para la que trabajaban y compartieran ese sentimiento en los foros de geeks de la época. Con el auge de las redes sociales, con las que cada uno de nosotros somos influenciadores en algo, el Employee Advocacy ha cogido un impulso renovado.

Hoy muchos profesionales, sobre todo los más jóvenes, no siguen regularmente los medios de comunicación y se informan a través de canales alternativos, como las redes sociales. Esta es una de las mejores formas de llegar a ellos y a muchas personas más.

¿Cómo se está usando el Employee Advocacy en selección y reclutamiento?

Las empresas emplean muchas horas en buscar candidatos cuando pueden llegar a ellos a través de sus propios empleados. Cada colaborador cuenta con una red de antiguos compañeros de universidad, colegas y homólogos de otras empresas a los que pueden hacer llegar ofertas de trabajo e información sobre su actual empresa.

Hoy cualquiera de nosotros puede compartir una oferta de trabajo en LinkedIn y conseguir que gente afín se inscriba, algo muy difícil de conseguir por otros canales y especialmente útil en la selección de perfiles muy técnicos.

¿Y en comunicación externa e interna?

En comunicación interna consigue que el empleado esté más orgulloso de trabajar en una empresa, con excelentes retornos para la retención del talento. El salario no es suficiente, hay que conseguir que algunos empleados se sientan especiales o que se les reconozca su trabajo.

Además, el Advocacy revierte también en la comunicación externa. A menudo se hacen lanzamientos maravillosos en las empresas que no salen a la luz por falta de comunicación.

¿Qué sacan los empleados de todo esto?

La empresa ha de darles algo que sea percibido como valioso, aunque su valoración económica no sea alta. Los incentivos a utilizar son muy variables en función de la empresa o de la cultura de origen, pero hay una cosa en común: casi nunca se premia con dinero.

Por ejemplo, en Estados Unidos se valora mucho ser ‘empleado del mes’ o también recibir un día libre, un regalazo si tenemos en cuenta que disponen de siete días libres al año de media.

En España es habitual dar una caja regalo, entradas para espectáculos o, incluso, ofrecer donativos a causas humanitarias en nombre del empleado. Vincular RSC y Advocacy funciona muy bien. Lo deseable es que el incentivo sea flexible, de forma que cada persona pueda elegir el regalo que más le atraiga.

¿Qué tipo de publicaciones se premian?

Aquellas que comparten información corporativa en clave positiva, pero sin pasarse; el tono publicitario está fuera de lugar.

Afortunadamente los departamentos de gestión de personas suelen entender que el empleado no es una extensión de los anuncios de televisión de la empresa, es una persona, y se expresa como tal, con su propia voz y sus propias palabras. Si no fuera así perdería buena parte de su credibilidad. La promoción pura y dura no casa demasiado bien con el Advocacy.

¿Algún consejo para profesionales de RRHH que quieran implantar un programa de Advocacy en su organización?

Que consigan la implicación del CEO y de la alta dirección. Este tipo de proyectos implican a un buen número de departamentos -Marketing, Comunicación, RRHH…- por lo que es deseable que consiga adhesiones al más alto nivel.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.