Imagen de la noticia

Redacción. La Comunidad de Madrid ha aplicado cerca del 90 % de las medidas y actuaciones previstas en el quinto Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales 2017-2020.

Así se concluye del proceso de evaluación realizado por la Consejería de Economía, Empleo y Competitividad del Gobierno regional sobre el grado de cumplimiento de este programa.

El documento, cerrado a 31 de marzo, ha sido presentado a los agentes sociales de la región, con los que se está trabajando de manera conjunta en el texto definitivo del sexto plan, que se aprobará en próximas fechas.

El balance global del plan que se puso en marcha en 2017, y que en su última etapa también se ha visto afectado por la crisis sanitaria del covid-19, ha sido, según el Gobierno madrileño, “muy positivo para seguir avanzando en la reducción de la siniestralidad laboral”.

Desde su entrada en vigor, el índice de incidencia de los accidentes laborales en la región se ha reducido un 11,7 % y la Comunidad de Madrid sigue presentando el índice de incidencia más bajo de todas las regiones españolas, un 19 % inferior a la media.

Ejes directores

Para completar este análisis, que, además de ofrecer una visión global de lo realizado, ha servido de base para elaborar algunas de las medidas y objetivos que incluirá el nuevo plan, se han revisado los cuatro ejes directores que marcaban sus objetivos generales.

Así, dentro del capítulo dedicado al impulso de una prevención más práctica y adaptada a la realidad de trabajadores y empresas, se ha trabajado con los agentes sociales para desarrollar distintas campañas de inspección y control.

En cuanto a la mejora y difusión de conocimientos en materia de prevención, se han puesto en marcha proyectos como Hemera, para el control del riesgo eléctrico, o Ventura 2020, que aprovecha la conectividad actual para potenciar la información disponible para las empresas.

Además, el quinto plan ha permitido desarrollar distintas acciones para promover la cultura preventiva a través de premios que reconocen las buenas prácticas en este campo o los cursos de la Escuela de Bienestar Laboral.

Por último, se ha intensificado la colaboración con los agentes sociales y con organismos de otras administraciones, como la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.