Cómo sobrevivir en un ambiente laboral tóxico

Podemos encontrarnos, en ocasiones, viviendo el día a día de un ambiente laboral tóxico, y no por propia elección. Si te encuentras en esta difícil situación, la supervivencia se convierte en necesidad.

El origen puede ser causa de una deriva de las situaciones cotidianas; tal vez la tensión de una mala situación económica ha hecho mella en la dirección, y el ambiente cargado ha trascendido a todos los puestos de trabajo.

Si debes mantener tu puesto de trabajo en un ambiente laboral tóxico, quizá porque tienes una necesidad imperiosa de ingresos o porque no puedes optar a un cambio laboral, estos consejos te pueden hacer más llevadera esta difícil situación vital.

No renuncies a tu propio criterio

Si has presentado una nueva forma de hacer las cosas, pero algunos de tus colegas la echan por tierra, averigua con aquellas personas que no se han negado rotundamente cuáles son sus auténticas razones, porque la desgana modifica las conductas y suele interferir a la hora de trabajar en equipo.

Si tu propuesta es válida e ilusionante, busca brotes verdes en forma de aliados con los que sembrar ideas de cambio.

Detecta y combate las mediocridades

Si eres del tipo de persona que cree que todo es susceptible de ser mejorado, entonces sabes reconocer esta situación: una persona que tú consideras con poca habilidad en una área concreta, se cree muchísimo mejor de lo que realmente es.

Esta forma de sobrestimar las propias capacidades se denomina efecto Dunning-Kruger, y es un sesgo cognitivo, un “atajo equivocado” que utiliza el cerebro humano.

Prepara una estrategia que demuestre las posibles mejoras sin que esa persona se sienta atacada, ya que ayudándola a avanzar conseguirás tu propio crecimiento y mejora.

No admitas abusos de poder

En puestos de trabajo con ambiente laboral tóxico puedes encontrarte situaciones que allí dentro se han normalizado, aunque vistas desde fuera sean desconcertantes: desde personas con puestos de responsabilidad que constantemente insultan a la plantilla, a jefes que no te permiten asistir al médico o que te amenazan con despedirte ante la posibilidad de un embarazo o una baja parental.

Defiende tus derechos frente a compañeros que no tienen actitud de ayuda, o si tu superior te denigra sin motivo o abusa de su posición, denuncia. El silencio solo conseguirá que esa situación se perpetúe en el tiempo.

No digas sí cuando quieres decir no

No subestimes la importancia de establecer tus propios límites y actuar en conciencia. Escapa de ofrecer respuestas inmediatas a asuntos que te supongan conflicto interior, porque el hecho de identificar hasta dónde sí o desde dónde ya no, y poder decidirlo sin presión, te proporcionará paz mental y te ayudará a evitar que te manipulen.

Construye tu propia isla

Si ya has confirmado en ciertas personas un comportamiento tóxico, ten presente que esa es su forma de actuar, y no la tuya. No te dejes llevar por su personalidad, no empatices con sus ideas: puedes entender su punto de vista, pero no compartirlo. Protégete y no dejes que te afecte emocionalmente poniendo en práctica alguna de estas opciones:

  • Practica ejercicio con regularidad y elige la comida saludable.
  • Planifica tu vida personal y social, viaja, abre tu mente.
  • Ten a la vista tus objetivos vitales y no renuncies a tus sueños.
  • Enfócate en tus hobbies y relaciónate con personas que aportan y te hacen feliz.
  • Practica mindfulness para aliviar el estrés y descongestionar tus sentidos.

La plataforma Mindgram incluye, por ejemplo, un completo programa de ayuda para situaciones laborales estresantes, que incluye pódcast, vídeos y sesiones en vivo con terapeutas expertos en salud mental laboral.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.