Imagen de la noticia

Redacción. Solo el 5 % de los trabajadores contribuye con ideas de mejora en el cambio diario de su empresa, proceso en el que tan solo se involucra un 30 % de la plantilla.

Así lo pone de relieve un estudio realizado por Kaizen Institute, consultora internacional especializada en mejora continua y optimización de procesos.

El estudio, en el que la consultora analiza el cambio cultural en las empresas y los impulsores de este, determina que, a medida que se desciende en la jerarquía de la organización, la motivación para el cambio es menor.

Así, mientras que el 63 % de los administradores y el 59 % de los directores son partidarios del cambio, solo el 45 % de los trabajadores se muestra a favor de cambiar.

Borja Iglesias, director en Kaizen Institiute, señala que “hemos detectado que el 50 % de las compañías ya ha iniciado internamente un movimiento de cambio cultural, pero el proceso se ralentiza debido a que una gran parte de la plantilla no está involucrada en él. Esto es un grave error en la ejecución de la estrategia, y puede corregirse aplicando dinámicas de equipo, por ejemplo”.

Según los resultados de su análisis, el 94 % de los colaboradores no entienden la estrategia de su empresa, provocando que trabajen de forma independiente y no se sientan en posición de aportar ideas de mejora.

Expertos de la consultora explican que la ejecución de la estrategia debe llevarse a cabo mediante un amplio despliegue de acciones, haciéndose comprensible para todos los niveles jerárquicos de la compañía con el objetivo de mejorar su involucración.

Kaizen Institute señala que las ideas de mejora de los profesionales son la base de los proyectos disruptivos, que suponen un 20 % de ingresos adicionales para las empresas. Sin embargo, tras el planteamiento de la idea, la consultora detecta que las empresas muestran dificultades para diseñar un plan con el que alcanzar este resultado.

El 37 % de los proyectos falla debido a la falta de objetivos claros, y el 41 % de los departamentos no implementa políticas estándar de gestión de proyectos, cuyas consecuencias, según la consultora, son una falta de seguimiento estructurado y frecuente de los indicadores del negocio, una falta de planificación y seguimiento del trabajo del equipo, decisiones unilaterales tomadas por el líder y compartidas después con el equipo y dificultades para articular el trabajo de la central y de las plataformas locales -‘retrabajo’ y duplicación de información-.

Entre las soluciones propuestas por Kaizen Institute para evitar estos errores en la rutina de gestión diaria, mejorar la involucración de los profesionales en la estrategia y hacerles partícipes del cambio cultural de la organización, figuran llevar a cabo acciones de formación y coaching en los nuevos procedimientos creados, colaboración y soporte mutuo entre todos los departamentos de la empresa, participación de todo el equipo en las discusiones de los problemas y en la toma de decisiones del proyecto, la celebración de reuniones eficientes, la identificación de los objetivos y la creación de indicadores que permitan conocer la evolución en el cumplimiento de esos objetivos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.