imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press - España necesita acometer cambios en las empresas, en la educación y en el sector público para dejar atrás la crisis y generar empleo a un ritmo que permita corregir de manera socialmente perceptible el enorme paro existente. Solo de esta manera mejorará la competitividad del tejido productivo y la eficiencia de las instituciones, ayudando a crecer mejor y a reducir los riesgos de exclusión laboral y social.

Así se desprende del tercer Informe Fundación BBVA-Ivie 2013 sobre Crecimiento y competitividad, dedicado a analizar los retos de la recuperación. El documento, realizado por un equipo de investigadores y técnicos del Ivie, analiza los factores propios de la crisis española, a la vez que aporta claves sobre cómo abordarlos para consolidar la recuperación, dejar atrás la crisis y evitar posibles recaídas.

Según este trabajo, el principio de la recuperación es el resultado de avances en la corrección de desequilibrios macroeconómicos en el sector exterior y en el financiero. Sin embargo, persiste la desconfianza interior derivada de los problemas pendientes de resolver en ámbitos clave para la mayor parte de la población y las empresas: desempleo, escasez de crédito, baja utilización de capacidad productiva, elevado nivel de endeudamiento y desequilibrios presupuestarios. Los autores apuntan que la respuesta a estos problemas marcará la salida de la recesión y la superación de la crisis.

El Informe de la Fundación BBVA-Ivie propone 15 líneas de actuaciones encaminadas a cambiar el patrón de capitalización y adaptarlo al actual escenario competitivo apoyándose más en activos intangibles que en inversiones materiales y aprovechar las oportunidades que ofrece la fragmentación de las cadenas de producción y la internacionalización de actividades. Asimismo, estas actuaciones se centran en la necesidad de minimizar el riesgo de pobreza y exclusión social que representa el desempleo masivo y duradero.

Puntos clave del Informe

El documento destaca que, para que España pueda alcanzar un desarrollo duradero, tiene que impulsar un crecimiento generador de empleo e incluyente, y promover una competitividad avanzada y estable.

Por otro lado, las inversiones en activos intangibles, pese a ser esenciales para aprovechar mejor los recursos humanos y de capital, suponen en España solo un 40% de las que se dedican a tangibles, frente al 150% en Estados Unidos.

El Informe también concluye que las amplias dotaciones de infraestructuras, la oferta de mano de obra abundante y cualificada, los niveles de productividad y costes actuales hacen de España un territorio atractivo para localizar actividades intensivas en conocimiento.

Así mismo, la creación de puestos de trabajo y las políticas activas de empleo, en especial la formación, son claves para lograr un crecimiento incluyente, pero también para la mejora de las empresas, ya que solo un 10% de los empresarios tiene formación universitaria.

Por último, el Informe aconseja llevar a cabo una estrategia inteligente que responda a una visión amplia de los problemas y los objetivos sociales y económicos colectivos, con la finalidad de competir y crecer mejor.

RRHHpress

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.