inversionRRHHpress. Según se desprende de la tercera edición del Barómetro del Clima de Negocios en España, difundido este viernes y elaborado conjuntamente por la sociedad estatal 'Invest in Spain' y el International Center for Competitiveness (ICC) del IESE, el principal punto de interés consiste en comprobar en qué medida afecta la actual crisis económica y financiera internacional a las empresas extranjeras presentes en nuestro país. Los resultados de este Barómetro recogen las opiniones de empresas altamente internacionalizadas, por lo que reflejan en buena medida la crisis económico-financiera que se está viviendo a nivel mundial.

Valoración global de España en 2.009

No se han producido cambios respecto a 2.008, a pesar de la crisis. La valoración de España a nivel global por parte de las empresas encuestadas se mantiene en el mismo nivel que el año pasado, 3,1 (sobre un máximo de 5), y en todos los ámbitos estudiados por encima de 2,8. Ello tiene una lectura positiva, dadas las complicadas circunstancias económicas a nivel mundial.

Concretamente, en 2.009, las áreas mejor valoradas del Clima de Negocios en España son las de transporte, comunicaciones e instalaciones, seguida por el entorno de negocios. Por el contrario, el acceso a la financiación es la principal debilidad señalada por los inversores extranjeros, hecho que probablemente mantiene una estrecha relación causal con las actuales restricciones en los mercados de crédito nacionales e internacionales.

Ello indica que, al igual que el año anterior, en 2.009 los inversores consideran que España cumple tanto en la estructura básica macroeconómica, como en los aspectos de negocio, funcionamiento y competitividad de los mercados.

Inversiones y empleo

A pesar de ello, la difícil situación a nivel mundial se traduce en unas expectativas por parte de los inversores menos positivas que en 2008 en lo que respecta sus resultados en España y sus planes para el futuro. Aún así, cerca de un 65% de las empresas consultadas afirman tener previsto mantener o aumentar sus inversiones y empleo en nuestro país.

En definitiva, tanto los datos de Inversión Extranjera Directa (IED) recibida en 2.008 (6ª economía mundial), como las opiniones de las empresas recogidas en el Barómetro muestran la competitividad de España en la atracción de inversión extranjera. Sin embargo, la cada vez mayor competencia internacional por la atracción de IED, ya no sólo entre los países desarrollados sino también con los estados en desarrollo, junto con las dificultades de negocio y de acceso a la financiación por las que están atravesando las empresas multinacionales, hacen indispensable seguir trabajando en la mejora del clima de negocios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.