Encontrar el modelo híbrido de trabajo más equilibrado, clave para mantener la productividad de los empleados

Redacción. La mayoría de las organizaciones a nivel global han experimentado importantes incrementos de productividad en el tercer trimestre de 2020 al permitir que los empleados trabajen de forma remota. sin embargo, a los empleados les afecta una sensación de estar "siempre conectados".

Así lo pone de relieve el nuevo informe del Capgemini Research Institute ‘El futuro del trabajo: del modelo remoto a uno híbrido’, según el cual, si las empresas quieren seguir manteniendo los beneficios del trabajo remoto, y poder gestionar las expectativas de los empleados, tienen la obligación de encontrar el modelo operativo adecuado para un enfoque híbrido más equilibrado. Para ello, los responsables deben cuestionar la eficacia de las estructuras existentes y romper las barreras entre los equipos y las murallas entre departamentos.

En concreto, el informe de Capgemini Research Institute revela que un 63 % de las empresas experimentó un aumento de productividad de sus trabajadores durante el tercer trimestre de 2020 gracias a la reducción de tiempos de desplazamiento, horarios de trabajo flexibles y la adopción de herramientas de colaboración virtuales eficaces.

Las funciones digitales y de TI (68 %) son las más beneficiadas en cuanto a productividad, seguidas por el servicio al cliente (60 %) y los departamentos de ventas y marketing (59 %).

La digitalización y el uso de tecnologías como la inteligencia artificial (IA) han ayudado a las organizaciones a experimentar un crecimiento de la productividad en estas áreas.

Las empresas que se ocupan de ciertas categorías de trabajo, como producción/fabricación, investigación y desarrollo (I+D)/innovación y cadena de suministro, que normalmente exigen que el trabajo se realice en las instalaciones, representan el porcentaje más bajo de organizaciones que han experimentado un aumento de la productividad, con solo un 51 %.

Aumento sostenido de la productividad

Las organizaciones prevén un aumento general de la productividad del 17 % en los próximos dos o tres años. Además, el 88 % está eliminando gastos relativos a costes inmobiliarios gracias al trabajo a distancia en los últimos tres o cuatro meses, y un 92 % calcula que el ahorro se incrementará en los próximos dos o tres años.

Casi el 70 % de las organizaciones cree que los aumentos de productividad del trabajo a distancia se pueden mantener tras la pandemia. Sin embargo, esto dependerá en gran medida de la rapidez con la que las organizaciones aprendan y se reinventen, teniendo en cuenta los cambios en la mentalidad de los empleados y la adaptación individual y organizativa.

Las organizaciones acabarán adoptando un modelo híbrido

En los próximos dos o tres años, alrededor de tres de cada diez empresas esperan que más del 70 % de sus empleados trabajen de forma remota, frente a solo el 10 % de antes del covid-19, y un 48 % de las organizaciones calculan que su espacio total de oficinas deberá reducirse en, al menos, un 10 %.

Además, alrededor del 45 % de los empleados esperan pasar tres días o más por semana trabajando desde lugares remotos en el futuro, lo que indica una tendencia de rápido aumento de los lugares de trabajo híbridos y colaborativos.

Preocupación por el teletrabajo a largo plazo

Si bien la productividad de los empleados ha aumentado recientemente, los empleados han expresado su preocupación por el trabajo a distancia a largo plazo.

Alrededor del 56 % siente preocupación por la expectativa de estar ‘siempre conectado’, y los trabajadores más jóvenes necesitan más apoyo para hacer frente al estrés asociado con la incertidumbre, ya que esta estadística eleva el porcentaje de los empleados entre 26 y 35 años hasta el 60 %.

Estas preocupaciones plantean interrogantes sobre si los aumentos de productividad pueden mantenerse a largo plazo manteniendo un modelo de trabajo híbrido de éxito.

Nuevos empleados, fuera de lugar

Capgemini también ha detectado que las últimas incorporaciones a las empresas se sienten fuera de lugar cuando trabajan de forma remota, y el seguimiento limitado deja al 54 % de los nuevos trabajadores con una sensación de confusión y desconcierto durante los primeros días en la empresa.

El 52 % ni siquiera era consciente de los valores y beneficios de su propia organización. Estas dificultades se extendieron a los empleados existentes, puesto que al 38 % le resultó más complicado colaborar virtualmente con las nuevas incorporaciones.

Apoyo, conexión y confianza, claves para cambiar a un modelo híbrido

Tanto las limitaciones de los puestos de trabajo totalmente remotos como la posibilidad de un futuro basado en un modelo híbrido, que logre un equilibrio entre los modelos de trabajo desde casa y desde la oficina, tendrán como objetivo diferenciar a la empresa y generar valor para sus empleados.

Las organizaciones tienen que encontrar el equilibrio adecuado para un enfoque híbrido, y los responsables tienen la tarea de cuestionar las estructuras existentes, reinventar la eficacia de los modelos operativos y derribar los límites entre los diferentes equipos y las barreras entre departamentos.

El informe de Capgemini recomienda lo siguiente a las organizaciones:

  • Reinventar el modelo de abastecimiento para habilitar un modelo ‘entrega estés donde estés’. Eliminar la necesidad de que las personas estén presentes en un lugar de trabajo significa que las organizaciones pueden ampliar sus límites de reclutamiento de talento para incluir una fuerza de trabajo fluida, como los trabajadores autónomos o los trabajadores independientes.
  • Redefinir el liderazgo y fomentar la autonomía, la empatía y la transparencia. Animar a los empleados a que tomen decisiones basadas en datos, utilizar datos para administrar la fuerza de trabajo remota y mejorar las habilidades de liderazgo remoto, como la empatía, la escucha activa y la capacidad de adaptarse.
  • Reinventar una cultura de trabajo ‘de confianza’ con nuevas costumbres colectivas. Construir comunidades digitales para activar el propósito y el sentido de pertenencia y adoptar nuevas fórmulas de participación grupal, como actividades más virtuales para fomentar el trabajo en equipo y la integración entre los mismos.
  • Instalar una infraestructura digital robusta para acelerar el trabajo digital y evitar las interrupciones. Los equipos de TI deben virar rápidamente hacia la adopción de una infraestructura digital que ofrezca resiliencia, agilidad y escalabilidad en su núcleo. Las organizaciones también deben realizar inversiones específicas en sus empleados y en su dominio de nuevas herramientas.

"Para mantener el aumento de rendimiento deben actualizarse los sistemas de gestión del desempeño para medir la productividad y los resultados, en lugar de la producción y las horas registradas por los empleados", señala Claudia Crummenerl, directora gerente de personal y organización en Capgemini Invent.

"Nuestro informe muestra que el impacto de un entorno de trabajo en remoto en la salud mental de la plantilla puede ser perjudicial. Por lo tanto, los ejecutivos deben ofrecer apoyo adicional para crear un entorno en el que las personas puedan hablar abiertamente de sus preocupaciones y fomentar un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida privada".

"Comunicar los valores y creencias de la organización de manera dejen huella y confiar en los empleados son aspectos críticos para lograr conexiones más fuertes. Todo ello, respaldado por una infraestructura digital adecuada que permita un trabajo digital fluido, puede impulsar la eficiencia de los empleados y, con el tiempo, sostener un modelo de trabajo híbrido", concluye Crummenerl.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.