Un tercio de los empleados en España afirma haber cometido un error crítico en el trabajo

Redacción. La falta de concienciación de los empleados sobre la gestión de los riesgos obliga a sus empresas a enfrentarse a amenazas cada vez mayores, según se destaca en un nuevo estudio de Iron Mountain Incorporated, especialista multinacional en servicios de almacenamiento y gestión de la información.

El estudio revela que el 31 % de los empleados en España afirma haber cometido un error ‘crítico’ en el trabajo, y el 16 % ha asumido un riesgo que ha costado dinero a su organización.

A pesar de que tres cuartas partes de los empleados cree que la gestión de riesgos es vital para proteger la información sensible, un 37 % sigue considerando que vale la pena correr riesgos en el trabajo.

"Todos cometemos errores, por lo que el riesgo es un factor siempre presente en las empresas", declara Iwona Sikora, vicepresidenta senior de Iron Mountain Europa.

"Pero en la era cada vez más digital en la que nos encontramos, los riesgos están aumentando, lo que significa que la gestión de los mismos debe evolucionar constantemente. Con los nuevos modelos de negocio, el trabajo híbrido y la creciente amenaza de los ciberataques, ahora es más importante que nunca concienciar a los empleados y gestionar eficazmente los riesgos internos para crear resiliencia desde la base", advierte Sikora.

Casi un 20 % de los 11.000 empleados encuestados en diez países afirma haber sido víctima de estafas o phishing. A pesar de ello, el estudio de Iron Mountain muestra que los empleados siguen asumiendo riesgos de seguridad. En concreto, el 33% utiliza la misma contraseña en varias plataformas, el 24 % se olvida de bloquear su portátil cuando termina de trabajar y el 20 % guarda su contraseña en un papel en su mesa

Desde Iron Mountain destacan que los riesgos se magnifican con el trabajo híbrido, especialmente cuando casi la mitad (47%) de los empleados españoles encuestados admite ser menos consciente de la seguridad en casa que en la oficina.

En un momento en el que el coste medio de una brecha de seguridad en los datos ha llegado a alcanzar los 4,24 millones de dólares -según un reciente estudio de IBM-, estas tendencias subrayan la importancia de una formación eficaz en el lugar de trabajo, para que cada empleado se replantee su papel en la gestión del riesgo.

Sin embargo, los resultados también plantean dudas sobre el impacto de los actuales esfuerzos de concienciación. Mientras que a nivel global, el 66 % de los gestores de datos encuestados afirma que las sesiones de formación sobre riesgos cuentan con la asistencia de entre el 50 % y el 100 % de los empleados, más de un tercio (36 %) de los trabajadores declara no haber recibido nunca dicha formación.

"Asumir riesgos puede permitir a una empresa innovar, pero la falta de concienciación sobre los posibles peligros cotidianos puede dificultar la resiliencia a largo plazo. Aconsejamos formar a todos los empleados para que se conviertan en embajadores en este aspecto, incorporando a la cultura empresarial la concienciación sobre lo peligroso que puede llegar a ser asumir riesgos", concluye Sikora.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.