Diez tendencias digitales de la gestión de personas en 2024

Redacción. El año 2024 promete, como no podía ser de otra forma, destacados avances digitales en el mundo del trabajo y la gestión de personas.

La irrupción de tecnologías exponenciales como la inteligencia artificial, el big data o la realidad aumentada, junto al avance y consolidación de herramientas ya existentes, como las aplicaciones de registro de jornada, gestión de tiempos o medición de la productividad, hacen que la función de gestión de personas entre en una etapa de control de los datos y automatización de tareas sin precedentes.

Una revolución en clave digital que, según apunta Joan Pons, CEO de WorkMeter, no solo va a permitir a las empresas y a sus profesionales mejorar su rendimiento y ser más conscientes de sus capacidades y debilidades, “sino que va a impulsar enormemente el trabajo de los profesionales de Recursos Humanos, que van a poder diseñar políticas y medidas mucho más ajustadas a las necesidades de los empleados”.

WorkMeter, proveedor de referencia de herramientas tecnológicas de medición, ha identificado diez grandes tendencias digitales que veremos crecer en el mundo del trabajo durante 2024.

IA + análisis de datos. La integración de la inteligencia artificial y el análisis de datos masivos en la gestión de personas abre un nuevo mundo para una toma de decisiones ágil, informada y actualizada.

Así mismo, la posibilidad de anticipar escenarios mediante proyecciones basadas en los datos generados por los trabajadores permite a los profesionales de Recursos Humanos tener mayor capacidad de respuesta ante los desafíos que se presenten.

Mayor flexibilidad laboral gracias a herramientas de medición. La flexibilidad laboral se consolida como la gran guía que marca el trabajo del futuro. Una realidad de horarios diversos, conciliación laboral y mejoras en la productividad que será posible gracias al avance de herramientas de medición como las de WorkMeter.

Automatización de tareas repetitivas. Las nuevas tecnologías están impulsando una creciente automatización de tareas repetitivas, lo que reduce los errores, agiliza los procesos y libera un valioso tiempo para los trabajadores, que de este modo, pueden focalizar su esfuerzo en actividades de mayor valor añadido.

Crecimiento de las aplicaciones móviles. Las aplicaciones móviles de gestión de personas brindan a los profesionales infinitas posibilidades relacionadas con su día a día, desde de registrar su jornada, hasta pedir vacaciones o llevar un seguimiento de las horas trabajadas por semana, mes o día.

Esto incrementa la eficiencia de los equipos en entornos de trabajo distribuidos, además de permitir a los empleados que no trabajan con ordenador, permanecer conectados a las dinámicas de la empresa.

Gestión de proyectos. Herramientas colaborativas y de gestión de proyectos mejoran la cordinación y la ejecución de proyectos, imputan automáticamente los tiempos entre los miembros del equipo, ayudan a controlar los costes y facilitan la adopción de medidas correctoras a los responsables del mismo, al permitir la medición de los avances en tiempo real.

Ciberseguridad. Se se ha convertido en una de las principales preocupaciones de la actual era digital. Con unos ciberataques cada vez más frecuentes y sofisticados, y que afectan a todos tipo de empresas, es esencial que cualquier software o sistema de gestión digital que se implemente en la empresa sea fiable y robusto desde el punto de vista de la seguridad para evitar brechas de información o que se bloqueen los sistemas informáticos.

Mayor personalización. La irrupción de sofisticadas herramientas de gestión de datos permite una mayor precisión y personalización en el diseño de medidas y políticas de RRHH. La personalización de esos entornos digitales mejora la experiencia de empleado, incrementa su nivel de satisfacción y mejora la capacidad de la empresa para fidelizar el talento.

Integración de herramientas. Con una multiplicidad de herramientas digitales trabajando simultáneamente, como sistemas de medición de la productividad, registro de jornada, comunicación interna o gestión de proyectos, es esencial que las distintas aplicaciones estén integradas y hablen el mismo lenguaje para para agilizar flujos de trabajo, optimizar la colaboración y evitar redundancias e incompatibilidades.

Human analytics. Es de esperar un crecimiento significativo de las herramientas de human analytics como vía para optimizar la gestión del talento interno centrado en el factor humano. Estas herramientas no solo permiten identificar y potenciar patrones de rendimiento, sino que facilitan la personalización de planes de carrera y el fortalecimiento de la cultura organizacional.

Teletrabajo y derecho a la desconexión. La explosión y posterior consolidación del teletrabajo de los últimos años obliga a desarrollar herramientas más precisas de medición, que favorezcan la productividad al mismo tiempo que facilitan la conciliación y la desconexión.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.