Imagen de la noticia

Redacción. Las empresas españolas están lejos de tener un modelo de organización orientada al dato (Data Driven Organization o DDO), según pone de relieve el Informe Minsait sobre Madurez Digital en España 2019, centrado en dato y analítica.

El informe revela que solo el 46 % de las compañías españolas conceden al dato la importancia que merece en sus estrategias y disponen de programas definidos para evolucionar hacia este tipo de organización DDO.

Además, pocas empresas están prestando atención a sus capacidades para gestionar el ciclo de vida del dato: solo el 19 % tiene un enfoque basado en aplicar la analítica más allá de la excelencia operativa.

El sector de telecomunicaciones lidera la madurez digital y es el que tiene un modelo de organización con mayor grado de orientación al dato dentro de la industria española, gracias a los ingentes volúmenes de estos que manejan y deben aprovechar.

El sector de telecomunicaciones se enfrenta a una creciente competencia y debe explorar nuevos modelos de negocio, por lo que el dato se presenta como una oportunidad clave para el sector. En este escenario, destaca el grado de innovación de las telco con respecto al resto de sectores, explicado en que las operadoras han llevado a cabo inversiones significativas para el desarrollo de sus plataformas.

La madurez digital del negocio ha impulsado a las operadoras de telecomunicaciones a trabajar su estrategia en torno al dato y la analítica: todas reconocen la importancia del dato en sus estrategias.

Esta visión se concreta en programas específicos en el 80 % de las empresas, todos ellos con un nivel de detalle alto. Sin embargo, mientras que las operadoras basan sus decisiones estratégicas en datos, solo un 20 % aplica modelos analíticos en la toma de decisiones.

Talento digital

Las operadoras de telecomunicaciones españolas también se diferencian de las empresas del resto de los sectores en relación a la captación de talento digital.

Mientras que el resto de empresas se encuentra en una batalla por el talento, esto no parece suponer un impedimento grave en el caso de las operadoras, ya que todas las compañías analizadas aseguran contar con profesionales especializados para abordar los proyectos asociados a la explotación del dato.

No obstante, un 20% de empresas reconoce que la cultura del dato no está completamente asimilada en la compañía.

Un tercio de las telcos no tienen CDO

Todas las operadoras entrevistadas por Minsait coinciden en que existe un total alineamiento y compromiso con la evolución hacia una organización orientada al dato por parte de la primera línea de dirección, fruto de la clara visión estratégica que comparten.

Como resultado, todas disponen de roles que asumen decididamente el liderazgo de la evolución del dato.

Sin embargo, destaca que solo dos tercios cuentan con chief data officer (CDO) o responsable de datos, y en el resto es el chief information officer (CIO) el que asume esta función.

En líneas generales, las operadoras participantes en el informe están satisfechas con el nivel de recursos disponibles para los proyectos relacionados con el dato y la analítica, y un 20% considera el dato como una de sus prioridades en el presupuesto.

Cumplimiento

Para las telco, la seguridad y protección de los datos es de extrema importancia ya que manejan grandes volúmenes de datos a diario.

Es por eso que todas las operadoras disponen de políticas que garantizan el cumplimiento de la normativa nacional e internacional, y llevan a cabo auditorías periódicas para asegurar su cumplimiento.

También aseguran la anonimidad de la información de sus clientes y cuentan con mecanismos de protección de los datos contra accesos indeseados; sin embargo, un 60 % desaprovecha el potencial del dato para proteger la estabilidad de su negocio y no cuenta con modelos analíticos avanzados que detecten potenciales amenazas.

El conocimiento de los clientes, principal desafío

El uso de datos relacionado a los clientes es el mayor desafío de las operadoras. Pese a la gran cantidad de datos con los que operan, casi la mitad de las operadoras no tienen conocimiento de la experiencia de clientes con sus productos.

Además, apenas un 20 % es capaz de rediseñar y enriquecer la experiencia en función de los datos del consumo de los servicios. Sin embargo, el grado de conocimiento del cliente está en plena evolución, con un 40 % de empresas que afirma estar valorando las alianzas con terceros para enriquecer su visión del cliente y un 60 % restante que ya recaba datos externos de aliados.

También se puede mejorar en cuanto a la monitorización de la competencia. Aunque un 80 % de las empresas realiza una monitorización continua de forma automatizada, aun no se aplica la inteligencia más sofisticada. Mientras que la gestión de reputación, tan crucial en la relación del cliente con la marca, se realiza de forma tradicional en más de la mitad de empresas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.