Imagen de la noticia

Redacción. Menos de la mitad de los trabajadores de pequeñas empresas en España, concretamente el 49 %, ha recibido indicaciones sobre cómo trabajar en remoto de manera segura con sus dispositivos personales -ordenador personal, tablet o smartphone- durante el confinamiento, pese a que cada vez son más los datos empresariales que se escapan del perímetro de la red corporativa.

Así lo pone de relieve el estudio How covid-19 changed the way people work (Como el covid-19 cambió la manera de trabajar de la gente), elaborado por Kaspersky en diferentes países del mundo, incluyendo España, en el que se confirma la importancia para estas empresas de estar protegidas y concienciadas sobre ciberseguridad.

Según destacan desde la multinacional de ciberseguridad, trabajar con un dispositivo personal se ha convertido en una necesidad para muchas pequeñas empresas durante la pandemia de covid-19.

Sin embargo, para algunas de ellas, incluso sin contar con las medidas excepcionales debido al coronavirus, esta forma de trabajar sigue siendo relevante en la medida en que no solo proporciona mayor libertad para que los empleados puedan trabajar a cualquier hora y desde cualquier lugar, sino que también reduce los costes en materia de suministro de equipos informáticos a sus empleados.

Ante esta realidad, y al margen de las ventajas que supone para el negocio, las empresas no deben olvidar la importancia de proteger estos dispositivos de las ciberamenazas con el fin de que los datos sensibles relativos al negocio o los clientes estén seguros y los empleados puedan trabajar sin el riesgo de periodos de inactividad como consecuencia de ataques de ransomware u otras infecciones por malware.

Durante la pandemia, el 61 % de los empleados de pequeñas empresas en España no dispusieron de dispositivos corporativos, frente a una media del 48 % de los trabajadores de todas las empresas españolas incluidas en el estudio de Kaspersky.

Aunque para algunas empresas puede ser la única solución para la continuidad de su negocio, solo el mencionado 49 % de los empleados españoles de empresas pequeñas admitió haber sido informados sobre requerimientos de seguridad a la hora de trabajar con sus dispositivos personales.

Estos requerimientos podían incluir, por ejemplo, instalar una solución antimalware facilitada por la empresa o el usuario, utilizar contraseñas únicas y seguras para sus dispositivos y routers WiFi, o mantener los sistemas operativos actualizados para mitigar el riesgo de vulnerabilidades sin parchear.

Disponer de este tipo de indicaciones es cada vez más necesario, teniendo en cuenta que el 37 % de los empleados españoles reconoce haber empezado a almacenar más información corporativa en sus dispositivos personales y en servicios de almacenamiento cloud personales (22 %).

“Las empresas pequeñas pueden encontrarse en circunstancias difíciles, y su primera prioridad durante el confinamiento es el negocio y sus empleados. Por tanto, no es ninguna sorpresa que la ciberseguridad haya bajado en la escala de prioridades. Sin embargo, establecer unos requerimientos básicos de seguridad puede ayudar a mitigar el riesgo de infección por malware, los cobros fraudulentos o la pérdida de datos empresariales”, advierte Andrey Dankevich, senior product marketing manager, B2B product marketing de Kaspersky.

“Por otra parte, será importante cumplir estos requerimientos no solo durante el confinamiento, sino también cada vez que los empleados teletrabajen en el futuro”, añade Dankevich.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.