bombillaRRHH Press. La productividad, la motivación y el bienestar de los trabajadores están directamente relacionados con el ambiente, la iluminación y el diseño del espacio en el que desempeñan sus tareas profesionales.

Esta es una de las conclusiones que ha dado a conocer Philips en el Taller de Ergonomía Office Lab, que se ha celebrado en el World Office Forum Madrid, un congreso que ha reunido a expertos de diferentes disciplinas para hablar de las últimas tendencias e innovaciones en el mundo de las oficinas, tanto desde la vertiente de negocio como la del bienestar del empleado.

A través del Office Lab se ha representado un centro de trabajo con las últimas tecnologías e innovaciones en iluminación, mobiliario, organización del espacio, climatización, etc. y se ha demostrado cómo una perfecta combinación de todos estos factores mejora la sensación de bienestar de los empleados.

La importancia de la luz

Entre los diferentes aspectos que mejoran la sensación de bienestar de los empleados, la regulación de la luz a lo largo del día, teniendo en cuenta los biorritmos de las personas, colabora a su motivación y por ende a mejorar su rendimiento.

Así, la luz fría, que es más intensa y azul, ayuda a activar el organismo cuando llegamos al centro de trabajo, después de comer y a última hora de la tarde. Por otro lado, la luz cálida, menos intensa, ayuda a relajarse en los descansos. Así, según datos de Philips, un buen diseño y un buen uso del espacio puede mejorar el rendimiento de una organización hasta un 15% y, en concreto, una buena iluminación puede colaborar a un incremento de la productividad en un 10%.

Por el contrario, una mala iluminación del lugar de trabajo puede influir negativamente en las personas de diversas formas: fatiga ocular, disminución del rendimiento cognitivo y de la capacidad de resolución de problemas, especialmente en aquellos profesionales que trabajan con ordenadores. Además, la iluminación puede influir en el humor y en las relaciones interpersonales dentro del ámbito laboral, y por tanto, en la satisfacción del propio empleo.

En este sentido, el reto para las empresas es diseñar entornos de trabajo que puedan resolver de la mejor forma las necesidades concretas de los empleados del siglo XXI, que cada vez se enfrentan a mayores niveles de exigencia y deben adaptarse a continuos cambios, con el fin de asegurar los máximos niveles de bienestar y rendimiento.

Según David Martínez Olmedo, Director de Alumbrado Interior de Philips “las normativas que regulan las condiciones de iluminación cada vez se preocupan más de la importancia de la relación entre luz y salud visual de los trabajadores, por lo que las compañías deberían tener en cuenta la necesidad de invertir en la iluminación de sus oficinas como una manera de desarrollar ambientes de trabajo que fomenten el bienestar y el rendimiento, y reduzcan el posible estrés, absentismo y los accidentes”.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.