Imagen de la noticia

Redacción. NH Hotel Group ha reforzado su programa de economía circular Cork2cork, a través del cual se consigue dar una segunda vida a los tapones de corcho recolectados en los restaurantes de algunos de los hoteles de la compañía.

El objetivo de este programa es recuperar y reciclar los tapones de corcho de las botellas para darles un nuevo uso, convirtiéndolos en material de revestimiento y aislamiento que se podrá utilizar posteriormente en la construcción de nuevas habitaciones.

Este material, además de ser un aislante térmico, reduce la contaminación acústica y las necesidades de climatización artificial de las mismas, mejorando así la eficiencia energética de las habitaciones y del propio hotel.

Se trata de un proyecto pionero en el sector hotelero europeo que NH Hotel Group desarrolló en el año 2011 junto con la empresa Amorim, especializada en revestimientos y producción de corcho.

Tras los buenos resultados de años anteriores, en los que se recolectaron 1.994 kilogramos de corchos utilizados para la construcción de 300 nuevas habitaciones, unos 8.000 metros cuadrados, el grupo hotelero busca ahora dar un nuevo impulso a esta iniciativa, no solo con los tapones de corcho, sino también con otros productos del hotel, con el fin de reciclarlos y darles un nuevo uso.

Rufino Pérez, chief operations officer de NH Hotel Group, explica que, "aunque el corcho no es un material con mucho volumen dentro de nuestros hoteles, es relevante en nuestras operaciones de restauración y eventos”.

"Además de ayudarnos a reducir la huella de carbono como compañía, Cork2cork nos impulsa a seguir mejorando en la gestión de residuos de nuestros hoteles", añade.

Un total de 74 hoteles de NH Hotel Group de España e Italia participarán en la iniciativa, recogiendo este material en contenedores ubicados en los restaurantes. De esta manera, los huéspedes pueden ver y presenciar cómo se van almacenando los corchos y colaborar ellos mismos con la iniciativa.

El sector de corcho tiene un impacto muy positivo en el medio ambiente. Los alcornoques, árboles de los que se extrae este material, retienen cinco veces más dióxido de carbono que cualquier otro árbol. Además, las emisiones de dióxido de carbono asociadas a los tapones de corcho son significativamente menores que las emisiones relacionadas con los tapones de aluminio o sintéticos.

Según Amorim, cada tapón de corcho ha absorbido en los ocho años del programa, aproximadamente 112 gramos de dióxido. Gracias a Cork2cork, desde 2011 se ha evitado la emisión de 37.221 kilogramos de CO2, lo que contribuye a una economía baja en carbono.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.