Luz Emparanza (izda.), directora de Aenor en el País Vasco, y Susana Gorbeña, presidenta de Lantegi Batuak

Redacción. Lantegi Batuak, organización no lucrativa dedicada a la generación de oportunidades laborales para personas con discapacidad, ha obtenido el certificado de Aenor de Sistemas de Gestión de Compliance Penal según la norma UNE 19601:2017.

Este reconocimiento, pionero entre los centros especiales de empleo, certifica que Lantegi Batuak cumple con la norma y acredita la seguridad y confianza de la gestión de la organización ante las administraciones públicas, clientes, personas y familias, entre otros grupos de interés.

El certificado avala la correcta implantación por parte de Lantegi Batuak de medidas que mejoren a la gestión, ayuden a reducir el riesgo penal y ofrezcan una mayor garantía de seguridad y confianza ante órganos de gobierno, accionistas e inversores, entre otros grupos de interés.

La auditoría externa de certificación del modelo de prevención de delitos realizada por un tercero independiente, en este caso Aenor, es una de las maneras más fiables, eficaces y transparentes de dar respuesta a estos requisitos y de evidenciar el compromiso explícito y público de la organización y sus líderes con la cultura de cumplimiento.

La obtención del certificado es un paso más de Lantegi Batuak en su compromiso permanente por una gestión ética y responsable, un compromiso que le llevó a elaborar, en mayo de 2017, su propio Código Ético y Normas de Conducta, y, desde 2015, a publicar anualmente su informe de transparencia.

El Código Ético de Lantegi Batuak recoge 50 normas y principios de obligado cumplimiento que guían las actuaciones de todas las personas que forman parte de la organización. En su preparación se contó con el apoyo de personas expertas en ética de la Universidad de Deusto.

Para garantizar su correcta implantación y difusión entre todas las personas que componen Lantegi Batuak, se recurrió al método de Lectura Fácil y a otras herramientas formativas en las que participaron cerca de 2.000 personas, como el desarrollo de un curso online y un juego inspirado en el trivial. Estas soluciones creativas e innovadoras fueron reconocidas como buenas prácticas por el Pacto Mundial.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.