Imagen de la noticia

Redacción. El 77 % de las empresas del sector minorista y de bienes de consumo aseguran que la sostenibilidad aumenta la fidelidad del cliente, y el 63 % que incrementa los beneficios generados por la marca.

Pese a ello, casi el 80 % de las empresas consideran que el impacto que la sostenibilidad produce en márgenes o sobrecostes es un problema a la hora de implantar iniciativas en este ámbito, y para cerca de tres de cada cuatro organizaciones, otras cuestiones son más relevantes que la sostenibilidad.

Así lo pone de relieve un nuevo informe del Instituto de Investigación de Capgemini, que analiza el impacto que tiene el criterio de sostenibilidad en los patrones de compra de los consumidores y el grado de conocimiento que tienen las organizaciones del sector minorista y de bienes de consumo de las expectativas de los consumidores.

El informe, titulado Consumer Products and Retail: How sustainability is fundamentally changing consumer preferences, en el que han participado nueve países a nivel global -Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Francia, Alemania, Países Bajos, Italia, India y España-, revela también que tres de cada cuatro (75 %) empresas del sector afirman que tienen una estrategia, infraestructura y recursos para la promoción de la sostenibilidad y de los esfuerzos en el ámbito de la economía circular.

Sin embargo, cuando se trata de implantar iniciativas de forma generalizada en todos los niveles de la organización que tengan un verdadero impacto, menos de una cuarta parte de las empresas lo ha llevado a cabo.

Además, las distintas facetas de las operaciones están experimentado niveles de éxito diferentes. Las iniciativas que con más frecuencia se introducen a nivel general son las políticas de trabajo justo y de seguridad laboral, con un 48 % de organizaciones que afirma haber conseguido una implantación general en estas áreas.

Por el contrario, solo un 18 % de las empresas están implantando en diferentes áreas de la compañía iniciativas de sostenibilidad en las tecnologías de la información que suponen la reducción del impacto de la huella digital, como, por ejemplo, proyectos de eficiencia energética en centros de datos.

Por último, a pesar de que la pandemia del covid-19 ha vuelto a poner el foco en la economía circular, solo el 18 % de los directivos ha invertido en iniciativas en este campo, y solo el 35 % tiene planes de invertir en él en los próximos tres años.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.