Imagen de la noticia

Redacción. Espíritu inconformista, dinamismo, paciencia, motivación, capacidad para asumir riesgos... suelen ser cualidades o valores asociados a emprendedores o a quienes trabajan -o quieren trabajar- en startups.

Sin embargo, aunque esas cualidades sean necesarias, no son suficientes; hacen falta unas habilidades y conocimientos muy concretos que son imprescindibles para levantar un negocio o para trabajar en una compañía emergente.

La escuela de negocios ThePowerMBA, que cuenta entre sus fundadores con primeros ejecutivos e inversores relacionados con las compañías que más han crecido en los últimos años, como Tuenti, Hawkers, Jobanddtalent, Cabify, Glovo, Deporvillage, Ticketbis, Tulotero... ha querido arrojar luz en este asunto, y ha identificado las habilidades reales que debe esforzarse en aprender aquella persona que quiera emprender su propio negocio o trabajar en una startup:

Metodología Lean startup. Alguien que trabaje en una startup debe ser capaz de desarrollar modelos de negocio rentables y sostenibles en entornos de incertidumbre. Una filosofía que transforma la estrategia empresarial y que todos los gestores y compañías del mundo deberían incorporar a su ADN.

Para un emprendedor o un empleado de una startup no vale un plan de negocio tradicional, sino tener capacidad de adaptación y desarrollar productos moldeables, que evolucionen con las necesidades del mercado y de la propia compañía.

Desarrollo personal. El mundo no se mueve ahora a la misma velocidad que hace 20 años. Eso ocurre tanto en la vida personal, como en la profesional. Además, nuestro trabajo y nuestras aficiones nos pueden llevar a una realización plena o, por el contrario, a la frustración.

Por eso es tan importante para alguien que quiera emprender o trabajar en una startup adquirir la capacidad de gestionar sus emociones para conseguir un desarrollo personal pleno.

Finanzas y contabilidad. Hasta que no entiendes las finanzas y la contabilidad… no entiendes el negocio y la empresa. Resulta imperativo entender, de forma muy intuitiva, el lenguaje y los principios de la contabilidad, cómo se financia una empresa, cómo se analiza una inversión, cuales son los principales indicadores y ratios utilizados para valorar la rentabilidad y riesgo, los principales métodos de valoración de una empresa...

Marketing digital. En la actualidad no hay marketing digital; el marketing ES digital. Aprender a diseñar e implantar una estrategia para hacer crecer un negocio buscando apoyo en los canales digitales resulta clave: fijación de objetivos, fijación de objetivos de conversión a lo largo de todo el funnel, uso de las principales herramientas y canales de captación, analítica, tendencias, etc.

Liderazgo de organizaciones. Las empresas están formadas por personas, y una adecuada gestión de las personas, de sus retos, de la cultura empresarial, de los grupos de interés y de los procesos de cambio; es decir, la gestión del comportamiento organizativo es una de las principales claves que marcan la diferencia entre compañías mediocres y excelentes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.