chartRRHHpress. La tasa de paro alcanzó el 18,1% en el tercer trimestre de 2009 tras desaparecer 65.000 puestos de trabajo respecto al segundo trimestre, según el avance del mercado laboral elaborado por Analistas Financieros Internacionales (Afi)-Agett*.

El indicador prevé que los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) relativos al tercer trimestre muestren un descenso del empleo del 7,2% interanual, con una cifra total de 18,8 millones de trabajadores ocupados. Según este avance del mercado laboral, España ha perdido, en un año, 1,46 millones de empleos.

El estudio señala, además, que el mercado de trabajo va a continuar su deterioro hasta finales de 2.009, basándose en los malos datos de empleo de los dos últimos meses y en la finalización gradual del Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo (Plan E). A pesar de ello, Afi-Agett prevé que la destrucción de empleo en el segúndo semestre de este año sea más moderada que la producida en el mismo periodo de 2.008; así, se perderán 235.000 puestos de trabajos menos que los 570.000 perdidos de julio a diciembre del año pasado.

En relación con con el Plan E, dotado con 8.000 millones de euros, Afi-Agett estima que este ha creado sólo 143.000 puestos de trabajo, de los que 99.000 fueron para el sector de la construcción y el resto para la industria auxiliar, cifras muy alejadas de las previsiones del Ejecutivo, que situaban la creación de nuevos empleos en más de 400.000. Además, los puestos de trabajo creados tuvieron una duración media de tres meses.

Afi-Agett señala también un aumento de la contratación a tiempo parcial desde el inicio de la crisis. De hecho, de los algo más de 400.000 contratos de trabajo en los que se incrementó la contratación laboral con respecto al mes de agosto, el 40% se realizó bajo la modalidad de a tiempo parcial, lo que entiende Afi-Agett como una alternativa para que los empresarios mantengan el empleo.

 


*El Indicador AML Afi-AGETT proporciona, por una parte, una previsión de la creación de empleo (equivalente EPA) que cabría esperar en el conjunto del mercado laboral en un plazo determinado (uno, dos y tres meses más tarde) y, por otra, una medida de cómo las variaciones del empleo temporal se traducen, cierto tiempo más tarde, en variaciones del empleo total en España.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.