esadeRecursos Humanos RRHH Press. Los datos positivos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre se deben al descenso de la población activa y, sobre todo, al aumento del autoempleo.

Así lo señala Àngels Valls, profesora del departamento de Dirección y Organización de Personas de Esade, que apunta que "el 39% de la nueva ocupación del último trimestre viene por cuenta propia".

"No debemos ser triunfalistas, son muchos los matices", advierte Valls, para quien la EPA del tercer trimestre de 2014 hecha pública hoy refleja “una importante pérdida de la calidad frente a la cantidad” en el empleo. En su opinión, el aumento en la ocupación de 151.000 personas y la reducción del paro al 23,67% "es una vuelta a la normalidad, entendiendo como tal la destrucción de empleo femenino (13.900 puestos este trimestre) y juvenil (36.300 entre el colectivo de 30 a 39 años en este mismo periodo), y el aumento de la temporalidad".

"Los contratos temporales fueron objeto del primer tsunami de la crisis y luego, ‘llegamos a hueso’ con los indefinidos. Ahora es lógico que volvamos a la temporalidad y que superemos los porcentajes anteriores a la crisis", asegura la experta de Esade.

La calidad vuelve al punto de mira en el discurso de la profesora Valls para quien, uno de los datos más sorpresivos de la EPA es el aumento del número de trabajadores por cuenta propia de este trimestre (58.500), que supone “el 39% de la nueva ocupación” y que mantiene la tendencia de encuestas anteriores en este ámbito.

Sin embargo, el aumento en el número de autónomos, en este caso, "no implica la creación de empresas; el emprendimiento por oportunidad, sino por necesidad”. Y también se da otro fenómeno: “las empresas optan por cubrir puestos de trabajo con autónomos que deberían ser para asalariados". "La autonomía es el último resorte de la temporalidad, su máximo exponente", matiza Valls.

Población activa

El descenso de la población activa es también otro de los responsables de los nuevos datos según la profesora de Esade. Una caída que, por otra parte, "nos impide llegar a los objetivos que nos había marcado por Europa" y que se debe a "la pérdida de población en edad de trabajar, la marcha de los ya ‘no tan jóvenes’ y la bajada de la regularización en la inmigración". Destaca, además, que parte de los españoles que han dejado de buscar corresponde a parados de larga duración: "cerca de 27.000 de este trimestre".

"Una de las mejores noticias de la EPA es el descenso en el número de hogares con todos sus miembros en paro (44.600 familias)”, reconoce Valls, pero vuelve a matizar en relación a esa tendencia de vuelta a la ‘normalidad’: "El empleo sigue sin llegar allí a donde hace falta". En ese sentido, la profesora Valls concluye en que "necesitamos unir las políticas sociales a las políticas de empleo. España y la UE debería replanteárselo".

RRHHpress.com

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.