La Comunidad de Madrid apoya a los riders en sus reivindicaciones laborales

Redacción. La Comunidad de Madrid ha mostrado su apoyo a los repartidores madrileños de hostelería y pequeño comercio, conocidos como riders, que piden libertad para trabajar como autónomos o asalariados, al tiempo que ha reconocido la labor esencial que han desempeñado durante los meses del confinamiento por la evolución del covid-19.

Así se lo ha trasladado esta mañana el consejero de Hacienda y Función Pública, Javier Fernández-Lasquetty, durante la reunión que ha mantenido con representantes de estos trabajadores para conocer tanto su situación actual como sus demandas ante la regulación nacional que se está tramitando.

El Ejecutivo madrileño ha destacado que, a diferencia de la Comunidad de Madrid, el Ministerio de Trabajo no ha recibido a los representantes de los riders

Mayor precariedad laboral y más desempleo

Entre las dificultades que supondría la legislación estatal de su trabajo -actualmente en fase de elaboración y que podría presentarse este mismo mes-, los repartidores que han participado en el encuentro señalan que, si se convirtieran en asalariados de las empresas, como pretende el Gobierno central, estarían abocados a una mayor precariedad laboral, a la pérdida de flexibilidad y a un mayor desempleo.

Este sector, que se caracteriza por una gran flexibilidad en los horarios y por la cantidad de horas de trabajo realizadas, permite que los trabajadores ofrezcan sus servicios a diferentes empresas, aumentando de este modo sus ingresos.

En España hay actualmente alrededor de 29.300 repartidores inscritos en las plataformas digitales de oferta de servicios, que cada vez tienen una mayor demanda entre las empresas.

Además, como ha asegurado Fernández-Lasquetty, esta actividad permite introducir en el mercado laboral a un sector de población joven que accede con dificultades al mismo y que opta o necesita combinar su ocupación laboral con formación u otras actividades.

Por ello, el consejero ha manifestado su preocupación por este sector de trabajadores que, pese a la heterogeneidad de sus condiciones, declara ingresar una media 332 euros por semana, algo más de 17.300 euros brutos al año, es decir, 1,4 veces el salario mínimo interprofesional.

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.