La OIT rebaja sus previsiones de recuperación del mercado laboral para 2022

Redacción. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha rebajado sus previsiones para la recuperación del mercado laboral en 2022, y proyecta un déficit en horas trabajadas a nivel mundial equivalente a 52 millones de puestos de trabajo a tiempo completo con respecto al cuarto trimestre de 2019, previo al inicio de la pandemia.

La estimación anterior para todo el año realizada en mayo de 2021 proyectaba un déficit de 26 millones de puestos de trabajo a tiempo completo.

Según la publicación de la OIT Perspectivas sociales y del empleo en el mundo 2022 (Tendencias 2022), aunque esta última proyección supone una mejora con respecto a la situación de 2021, sigue siendo casi un 2 % inferior al número de horas trabajadas antes de la pandemia a escala mundial.

Las previsiones indican que el desempleo mundial se mantendrá por encima de los niveles anteriores al coronavirus hasta 2023 como mínimo. Se estima que en 2022 se situará en 207 millones de personas desocupadas, en comparación con los 186 millones de 2019.

Abandono de la fuerza del trabajo

El informe de la OIT advierte también de que el efecto general en el empleo es significativamente mayor al representado en estas cifras, pues muchas personas han abandonado la fuerza de trabajo. Según las proyecciones, en 2022 la tasa mundial de participación en la fuerza de trabajo se mantendrá un 1,2 % por debajo de la de 2019.

En cierta medida, la rebaja de las previsiones para 2022 refleja el efecto que las variantes recientes del virus del covid-19 , como Delta y Ómicron, está teniendo en el mundo del trabajo, así como la significativa incertidumbre respecto del curso futuro de la pandemia.

El informe advierte de las marcadas diferencias de los efectos de la crisis entre grupos de trabajadores y entre países. Dichas diferencias están agudizando las desigualdades en los países y entre ellos, y debilitando el entramado económico, financiero y social de casi todas las naciones, independientemente de su nivel de desarrollo.

Es probable que se necesiten años para reparar este daño, y podría haber consecuencias a largo plazo sobre la participación en la fuerza de trabajo, los ingresos de los hogares y la cohesión social y, posiblemente, sobre la cohesión política.

Recuperación divergente según zonas

Los efectos se dejan sentir en los mercados laborales de todas las regiones del mundo, pero los patrones de recuperación entre ellas son muy divergentes.

En Europa y América del Norte se observan los indicios de recuperación más alentadores, y el panorama más negativo corresponde a Sudeste Asiático, Latinomérica y Caribe.

A nivel nacional, la recuperación del mercado de trabajo más fuerte se observa en los países de ingresos altos, mientras que las economías de ingresos mediano-bajos son las que salen peor paradas.

Por otra parte, el efecto desproporcionado de la crisis sobre el empleo femenino se mantendrá en los próximos años, mientras que, a largo plazo, el cierre de instituciones de educación y formación tendrá un ‘efecto dominó’ para los jóvenes, en particular para quienes no tienen acceso a Internet.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para posibilitar y mejorar su experiencia de navegación por nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.